Agua del reservorio de Tinajones será, por ahora, solo para uso de consumo poblacional.
Agua del reservorio de Tinajones será, por ahora, solo para uso de consumo poblacional. | Fuente: RPP Noticias

Las autoridades agrícolas se reunieron de emergencia este último fin de semana y decidieron usar la poca agua que queda almacenada en el Reservorio de Tinajones, para el consumo poblacional. Dejando por ahora de lado el riego a los cultivos en los cinco valles de la región Lambayeque, como parte de las acciones de emergencia por déficit hídrico que se registra en la zona norte.

El ministro de Agricultura, Jorge Montenegro, dijo que lo más conveniente por ahora es mantener la reserva técnica de agua y aplicar un plan de contingencia para que no se vean perjudicados los 28 mil agricultores de esta parte del País.

“Se está dando una suerte de prevención para evitar cualquier situación que pueda venir más adelante. Estamos recomendado mantener la reserva técnica, porque cuando se usa hay dificultades con EPSEL. Entendemos que esa una medida preventiva, pero no podemos bajar los brazos, ante esta emergencia hídrica”, expresó.

Por su parte el gobernador regional de Lambayeque, Anselmo Lozano, dijo que, por ahora, es prioridad el consumo humano, más aún en esta emergencia sanitaria, pero planteó también como alternativa la perforación de pozos para no perjudicar a los campesinos.

“No podemos dejar que la naturaleza nos comience a golpear al agro. Hemos trabajo priorizando el consumo humano y después veremos cómo se presenta la emergencia. Hemos hablado con el ministro para ver la perforación de pozos, que debe ser asumido como acción preventiva por todos los agricultores”, agregó.

A su turno las autoridades de EPSEL S.A, empresa de saneamiento administrada por OTTAS, dijeron que, si bien el agro podría verse afectado, racionalizarán el uso de las plantas abastecedoras de agua para la población, hasta que se mejoren las condiciones climáticas.

Finalmente, el representante de la Junta de Usuarios, Jorge Figueroa, precisó que, así como en otras temporadas de sequía tienen fe en que las lluvias puedan llegar en los meses de octubre o noviembre, fechas en que aún se prepara el inicio de la campaña de siembra de arroz.