Foto: EFE
Unos mil campesinos cocaleros marcharon hoy hasta el Congreso de Perú para protestar contra la erradicación forzosa de cultivos de hoja de coca y la reciente muerte de dos campesinos en estas operaciones, según denunciaron.

Los manifestantes, muchos de ellos de la región de Huánuco, en la sierra central de Perú, llegaron a Lima en una "marcha de sacrificio" y portaban pancartas mientras lanzaban arengas en las que exigían el fin de la erradicación forzosa de los cultivos.

Según sus representantes, el Gobierno del presidente Alan García erradica la hoja de coca sin proveer de cultivos alternativos o dejando la tierra infértil tras la fumigación.

Durante la marcha, los cocaleros mascaban hojas de coca, una ancestral tradición andina, mientras coreaban "coca sí, hambre no" y bailaban frente a los miembros de la Policía que rodeaban la manifestación.

El secretario general de la Central Nacional Agropecuaria Cocalera de Perú (Cenacop), Eduardo Ticerán, señaló a Efe, tras una reunión en el Congreso con algunos parlamentarios, que el objetivo de la marcha era exigir la instalación de una comisión que investigue la muerte de dos campesinos.

"En marcos generales queremos que con un decreto supremo se reconozca nuestro plan estratégico (para la erradicación) y a la vez ese tema se enmarque dentro de las convenciones internacionales", agregó Ticerán.

El "Plan Estratégico Regional de Desarrollo de Huánuco" fue elaborado por los gremios cocaleros de esa región y plantea implementar una serie de programas productivos con el objetivo de reducir la pobreza.

Los cocaleros realizarán mañana miércoles una nueva marcha, en esta ocasión hacia la sede de la presidencia del Consejo de Ministros, donde esperan ser recibidos por el primer ministro, Javier Velásquez Quesquén.

EFE