Confesión de testigo clave complica a José León

Lucía Villavicencio, empleada del narco mexicano Rodrigo Torres, reveló que el congresista siempre supo que ella firmó un contrato de alquiler ´simulado´ y sabía quién era su verdadero inquilino.
Foto: Portada Caretas

Lucía Villavicencio Ruiz, de 41 años, es la testigo clave cuya confesión viene a complicar al congresista y vocero de Perú Posible, José León, cuestionado por un presunto nexo con el narcotraficante mexicano Rodrigo Torres, alias "Lic, el capo de las 7.5 toneladas de cocaína descubiertas en Huanchaco.

Precisamente Villavicencio Ruiz ha sido señalada por León como quien le arrendó su exclusiva casa en la playa de Huanchaco, en Trujillo, aunque ahora se sabe que el verdadero inquilino era el narco y ella su empleada de limpieza.

El paradero de la mujer era un misterio, pero hace algunos días se presentó ante la Policía acompañada de un abogado y rindió su manifestación, según informaron fuentes de la Fiscalía a la revista Caretas.

“CONTRATO DE ALQUILER SIMULADO”

En ese primer interrogatorio, Villavicencio reveló que su verdadero jefe era el narco mexicano Rodrigo Torres y que si bien ella suscribió el contrato de alquiler con la esposa del congresista, Gladis Alva de León, este fue "simulado".

Declaró, refiere la publicación, que el vocero de Perú Posible siempre supo del verdadero arrendatario de su casa en Huanchaco, la que alquilaba a 1,200 dólares al mes, más 60 dólares que iban a la Sunat.

La testigo afirmó que si firmó el contrato de arrendamiento fue porque así se lo pidió Santiago Alexander Olea Bernales, quien -de acuerdo al propio José León- es el administrador de sus bienes y propiedades en la región La Libertad.

ADMINISTRADOR DE LEÓN ES UN EXCONVICTO

Fuentes del Poder Judicial dijeron a Caretas que la Sala Penal Liquidadora de La Libertad sentenció a 15 años de prisión a Olea, de 36 años y oriundo de Pacasmayo, por el delito de robo agravado. Se desconoce cómo es que logró su libertad y cómo llegó a tener acercamiento a León.

Según Villavicencio, Olea fue quien llevó a "Lic" a la casa de playa en Huanchaco, con el consentimiento del parlamentario chakano.

Ella dijo que su trabajo consistía en limpiar la vivienda y atender al narco tres veces por semana. Relató que en algunas ocasiones Olea la llamaba a su celular y le pedía que ponga en la línea al mexicano para que hable con León.

La empleada de limpieza ha entregado a la Policía los números telefónicos desde donde el administrador del legislador la llamaba.

Caretas señala que, según fuentes del Ministerio Público, en la exclusiva residencia en Huanchaco ha sido hallada documentación que vincula al mexicano Rodrigo Torres con José León, pero
el material será analizado en los próximos días.

La revista refiere que contactó con una asesora del parlamentario pero no halló una respuesta sobre una entrevista con el padre de la patria. De igual forma Olea se negó a declarar.

Entre tanto, José León es una de las 11 personas que han sido incluidas en una investigación fiscal preparatoria, pero en calidad de testigo. También figura el mexicano Rodrigo Torres, alias "Lic".

Aún no hay fecha del interrogatorio a León, cuya versión será confrontada a la de Lucía Villavicencio y del administrador Santiago Olaechea.

Caretas de esta forma lanza una nueva entrega de este caso que involucra al vocero de Perú Posible con el capo narcotraficante que logró acopiar el mayor cargamento de droga descubierto en el Perú. En esta última entrega hace referencia a nuevos videos donde aparece "Lic" y la empleada de limpieza, que ahora se ha convertido en una testigo clave.