Foto: Andina

La Fiscal de la Nación, Gladys Echaíz, criticó la autorización gubernamental para que el ex presidente Alberto Fujimori, sentenciado a 25 años de prisión por dos matanzas y dos secuestros, pueda acudir a la boda de su hija.

Echaíz se mostró escéptica de que la decisión se haya tomado por un asunto humanitario, tal como señalaron ministros de Estado.

"No me parece que ha sido por una cuestión humanitaria, es una consideración no sé de qué naturaleza. No conozco los fundamentos de la resolución, ni la decisión por tanto no puedo comentarla. Sólo le comento de lo que escuché de unas declaraciones verbales", remarcó.

En ese sentido, manifestó que "los criterios de los funcionarios están avanzando" y dijo que espera "que este mismo criterio (humanitario) se aplique a todos, y cuando las personas tengan alguna situación igual, sean tratados de la misma forma".

La fiscal general alertó que las cárceles podrían convertirse en lugares donde la gente "se va a bautizar, se va a casar".

Según el ministro del Interior, Octavio Salazar, la boda religiosa será muy sencilla y no requerirá de un desplazamiento policial especial porque todo se desarrollará dentro de la instalación donde está preso el ex gobernante.

EFE