García Naranjo admite que presidente Humala no sabía sobre juicio

La ministra de la Mujer manifestó que tiene la firme voluntad de colaborar con la justicia, no obstante, señaló que un sector utiliza este hecho para pretender desestabilizar al Gobierno.

La ministra de la Mujer, Aída García Naranjo, admitió que el presidente Ollanta Humala desconocía del juicio en su contra que viene de hace 17 años atrás, cuando fue regidora de la Municipalidad de Lima.

Según difundió la prensa, se trata de un proceso judicial pendiente donde se acusa a la actual ministra del delito de corrupción de funcionarios-cohecho propio, además de colusión, en agravio del Estado y de la comuna capitalina.

La titular del Mimdes aclaró que no pidió la prescripción del caso, que comprendió a 160 personas, sino ser excluida del proceso por no existir responsabilidades contra su persona. 

Según recoge la agencia Andina, García Naranjo manifestó que tiene la firme voluntad de colaborar con la justicia, no obstante, señaló que un sector utiliza este hecho para pretender desestabilizar al Gobierno.

La titular de la Mujer dijo sentirse respaldada por el jefe de Estado, y comentó que esta semana se reunió con el mandatario para trabajar el proceso de mejoramiento de los programas sociales y la reestructuración del Programa Nacional de Asistencia Alimentaria (Pronaa).

Defiende la vigencia del Ministerio de la Mujer

De otro lado, García Naranjo desestimó los pedidos de un sector político que, además de plantear su interpelación y censura, proponen eliminar el Ministerio de la Mujer y Desarrollo Social (Mimdes), tras la creación del nuevo Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social, que asumirá los programas sociales.

Confió en que las mujeres del país defenderán la vigencia del Mimdes, por ser el ente rector nacional de las políticas públicas de género y de igualdad de oportunidades.

Recordó que es un compromiso nacional e internacional del Estado peruano contar con el Ministerio de la Mujer, pues se debe garantizar que las políticas de equidad de género se cumplan en todas las instancias del aparato estatal.