Congreso de la Rep

 

La ministra de la Mujer y Desarrollo Social, Aída García Naranjo Morales, dijo que salió airosa del Congreso luego del acalorado debate entre las bancadas tras su explicación por la muerte de tres niños en Cajamarca que consumieron alimentos del Pronaa contaminados.

 

"Yo he dado vuelta a ese cargamontón y considero que ninguno de nosotros es imprescindible en los cargos; y por eso es que he señalado con mucha firmeza ante el Congreso que ojalá el tema y el problema fuera una persona porque sería de muy fácil solución", indicó.

La titular del Mimdes manifestó que se está ante un problema mayor en un país que tiene una enorme población que vive de alimentos donados porque no está en capacidad de comprarlos.

"Esto desde mi punto de vista debiera ser el centro del debate y no la ministra como persona", refirió.

En esa línea, García Naranjo dijo que se debe seguir invirtiendo en un mayor desarrollo, mejorar los alimentos así como reestructurar el Pronaa.

"Hacer menos dependientes los alimentos de las personas y desarrollar una economía que permita la generación de empleo para que los pobladores tengan la capacidad de autosostenerse", apuntó.