Motivos de renuncia de Roncagliolo enfrentan a oficialismo y oposición

El nacionalista Omar Chehade y el peruposibilista Rennán Espinoza cuestionaron al expresidente Alan García.

Los motivos de la renuncia de Rafael Roncagliolo al cargo de ministro de Relaciones Exteriores han enfrentado al oficialismo y a la oposición, ya que algunos sectores deslizan la posibilidad de que hubo presiones por parte del Gobierno venezolano.

Así, el nacionalista Omar Chehade cuestionó duramente al expresidente Alan García, quien en la víspera señaló que "se entregó la cabeza del canciller por orden del gobierno venezolano".

"Nos parece irresponsable que un ex jefe de Estado salga a decir que un Gobierno ajeno al nuestro, como el señor (Nicolás) Maduro, ha presionado. Lo que pasa es que el doctor García está egoístamente adelantando el reloj electoral, está más preocupado en su candidatura, en desprestigiar, en desestabilizar el Gobierno", dijo a RPP Noticias.

Si bien reconoció que le hubiera gustado que Roncagliolo se quede en el cargo hasta que la Corte de La Haya emita su fallo por el diferendo marítimo con Chile, el nacionalista apuntó que la salud del excanciller es lo primero.

"Se sabe desde hace mucho tiempo que el canciller Roncagliolo tiene una enfermedad, tiene dolencias de salud, y que ya en enero pasado viajó a Brasil, pidió licencia y que ya su estado de salud no daba para más", comentó.

En la misma tónica, el legislador Rennán Espinoza (Perú Posible) cuestionó a García Pérez y dijo que las críticas del aprista responden a una "desesperación" por la decisión de la megacomisión de recomendar su acusación constitucional.

"La desesperación política hace a los grandes y voluminosos políticos hablar cualquier tontería que lleva incluso hasta a la confusión. Pretender que el señor Humala está sometido al señor Maduro, es decir que el pueblo peruano está sumiso ante el pueblo venezolano, lo cual no es cierto", sentenció.

"Salida sospechosa"
Por su lado, el parlamentario Víctor Andrés García Belaunde dijo que le sorprendió la súbita salida de Roncagliolo, pese a reconocer que sabía sobre las dolencias que sufría el hoy excanciller.

En ese sentido, opinó que sería "muy triste" si la renuncia de Roncagliolo obedece a presiones por parte del Gobierno venezolano.

"Entiendo que tiene una salud precaria, entiendo que está viajando este sábado a Brasil, como ya estuvo en Brasil por un tratamiento médico, y que eso le hacía alejarse de la Cancillería con licencia", refirió.

"De ahí a que no haya podido esperar 30 o 40 días para ser él el que dé la noticia de los resultados de La Haya me parece raro o sospechoso. (...) Si Maduro tiene capacidad de cambiar cancilleres en el Perú, estaríamos en una situación muy mala, de país pequeño, de republiqueta. Sería muy triste si fuera así el caso", añadió.

A su turno, el aprista Javier Velásquez Quesquén opinó que la renuncia del Roncagliolo "no responde estrictamente a temas de salud". "Puede ser un elemento pero no el fundamental", sentenció el congresista opositor.

"Faltan 30 días o 40 días para el pronunciamiento y creo que, en forma inoportuna, el gobierno realiza este relevo que da lugar a suspicacias. No olvidemos que las últimas semanas hemos tenido estas crisis diplomáticas con Ecuador, con Venezuela, que nos ha costado dos embajadores y ahora el canciller. Evidencia que hay una intromisión indebida", aseveró.

Finalmente, el fujimorista Alejandro Aguinaga consideró que con la designación de Eda Rivas como reemplazante de Ronagliolo se ha perdido la oportunidad de nombrar a un diplomático de carrera en esta cartera.