Obelisco en Palacio de Gobierno rinde homenaje a víctimas del terrorismo

Perú no olvidará a quienes murieron para que futuras generaciones vivan en un país democrático y libre, precisó el presidente Alan García.

El presidente de la República, Alan García, inauguró un obelisco colocado en el patio principal del Palacio de Gobierno de Lima en homenaje a las víctimas que combatieron al terrorismo entre 1980 y el 2000.

De acuerdo a la agencia oficial Andina, el obelisco se erigió en memoria de 4.357 peruanos identificados "como defensores de la democracia y que se inmolaron luchando contra la demencia terrorista".

García dijo que Perú no olvidará a quienes murieron para que las futuras generaciones vivan en un país democrático y libre, y que con este homenaje se cumplió con un "deber fundamental de gratitud, de admiración y de memoria".

Añadió que "dentro de cien años en esta casa de Gobierno preguntarán por este monumento blanco y dirán qué representa el alma de los que salvaron al Perú cuando en el siglo XX fue amenazado por lo que es el odio, el asesinato y el fratricidio".

A la ceremonia asistieron los ministros de Defensa, Ántero Flores-Aráoz; del Interior, Mercedes Cabanillas; y altos mandos de las Fuerzas Armadas, congresistas y familiares de los homenajeados.

El obelisco ha sido ubicado en el lado derecho de la Puerta de Honor de la sede del Ejecutivo peruano, en la Plaza de Armas de Lima.

Según detalló Andina, rinde homenaje a las 1.513 autoridades políticas, dirigentes y miembros de rondas campesinas (guardias rurales) que murieron combatiendo al terrorismo.

También a 1.397 miembros de la Policía Nacional, 1.307 del Ejército, 127 de la Marina de Guerra y 13 de la Fuerza Aérea, que perdieron la vida por la misma causa.

La Comisión de la Verdad y la Reconciliación (CVR) del Perú estableció en un informe del 2003 que la violencia interna dejó un saldo de unas 70.000 víctimas entre 1980 y el 2000, y poco más de la mitad de esta cifra es atribuible al grupo terrorista Sendero Luminoso.

EFE