Pluspetrol Norte S.A. negó ser el causante de la contaminación ambiental en la zona del Pastaza (en la selva de Loreto) y aclaró que cuando recibió el Lote 1 AB en el año 2000, heredó los pasivos generados a lo largo de 30 años, producto de operaciones anteriores.

"Los estándares que existían en esa época no eran los mejores, prácticamente inexistentes y se generaron muchas zonas contaminadas por hidrocarburos. Cuando llegamos al lote, las zonas contaminadas estaban ahí", expresó Germán Jiménez, presidente del directorio de la empresa petrolera, en RPP Noticias.

Señaló, no obstante, que Pluspetrol trabaja para solucionar el mencionado pasivo ambiental, el cual -dijo- es un proceso de remediación muy complejo que implica un esfuerzo de años y mucha inversión.

"Hemos identificado y hemos remediado más de 100 sitios. Todo lo que era evidente lo hemos hecho, es un trabajo que se sigue haciendo, no es sencillo...El tema de responsabilidad social al inicio no existía, las compañías no tenían ese concepto", sentenció.

A través de un comunicado de prensa difundido en diarios locales, la empresa anuncia que "trabaja para solucionar el pasivo ambiental en el Pastaza".

En ese sentido precisa lo siguiente:

- A fin de revertir todo este problema, invertimos más de US$ 500 millones en un complejo sistema que reinyecta las aguas de producción al subsuelo. Igualmente llevamos a cabo un plan de remediación que comprendió más de 100 sitios impactados.

- A pesar de los esfuerzos realizados, seguimos descubriendo zonas impactadas, las cuales serán evaluadas a fin de tomar las acciones correspondientes. Debemos tener presente que el área en la cual desarrollamos nuestras operaciones tiene una extensión de medio millón de hectáreas que contienen una geografía compleja, donde hay selva tupida y una gran cantidad de quebradas.

- Aseguramos que el normal desarrollo de las operaciones de Pluspetrol Norte en la selva de Loreto no genera contaminación. No arrojamos ni una sola gota de agua de producción a los ríos y lagunas, ni tampoco contaminamos con metales pesados, como se ha estado afirmando.

- Los rastros de metales pesados (como mercurio, plomo y cadmio) que fueron encontrados en el cauce del río Pastaza no están presentes en el petróleo ni provienen de nuestras operaciones. Algunos estudios sugieren que estos metales provendrían del Tungurahua, un volcán ubicado en los andes de Ecuador, que está en constante actividad y en cuyas faldas nace el Pastaza.

- Reiterar que el bienestar de las comunidades nativas de la selva es nuestra principal prioridad. Por ello, estamos muy preocupados por la calidad de las aguas de consumo humano en la zona, las cuales según los análisis realizados por DIGESA, están contaminadas con residuos orgánicos. Esta contaminación se debería a problemas sanitarios no relacionados con la operación petrolera; sin embargo, como parte de nuestro compromiso social, estamos listos a ayudar en lo que podamos, como lo hemos hecho en otras ocasiones.