Rosario Fernández ve ´propósitos políticos´ en paro antiminero de Puno

Jefa de Gabinete señaló que ´se viene verificando que de por medio habría gente vinculada a organizaciones extremas alentando esta situación´.

El paro y bloqueo de caminos en la frontera de Perú con Bolivia contra las actividades mineras, que cumplió hoy su noveno día, responde a "propósitos políticos" alentados supuestamente por organizaciones extremistas, afirmó hoy la presidenta del Consejo de Ministros, Rosario Fernández.

Tras una sesión del gabinete ministerial, Fernández dijo que "lamentablemente no es un paro gremial ni económico, sino básicamente vinculado a propósitos políticos".

Los dirigentes del Frente de Defensa de los Recursos Naturales de la Zona Sur exigen al Gobierno que prohíba las concesiones mineras en la región Puno, ubicada a más de mil kilómetros al sur de Lima.

La primera ministra señaló que "se viene verificando, por las personas especializadas, que de por medio habría gente vinculada a organizaciones extremas que vienen alentando esta situación".

En ese sentido, pidió a los manifestantes que depongan su actitud que, según dijo, sólo "le hace daño al país" y confirmó que una comisión de alto nivel designada por el Ejecutivo seguirá conversando con los dirigentes puneños tras haber regresado hoy a Lima para informar al gabinete del estado de las negociaciones.

La comisión está integrada por los viceministros de Minas y del Interior, además de un representante de la Presidencia del Consejo de Ministros, y ayer tuvo una primera sesión de diálogo con los dirigentes de Puno, quienes recibieron el apoyo de los gremios de transportistas de esa región.

La jefa del gabinete precisó que los comisionados regresarán mañana, jueves, a Puno para seguir con las tratativas y confió en que el viernes se podría solucionar el conflicto.

El bloqueo de la vía internacional entre Perú y Bolivia ha provocado el caos en el transporte de mercancías, desde y hacia ese país, así como el traslado de turistas que han tenido que surcar el lago Titicaca en diversas embarcaciones para cruzar entre ambos países.

La jefa de la oficina de Migraciones en Puno, Janneth Capacoila, informó hoy a RPP Noticias que los turistas que desean ir rumbo a Bolivia pueden hacerlo por la localidad de Kasani, en la provincia de Yunguyo, o por Tilali, en la provincia de Moho, donde sus oficinas atienden a puerta cerrada para evitar el acoso de los huelguistas.

La funcionaria informó de que diariamente unos 2.000 extranjeros ingresaban a Perú por el paso fronterizo de Desaguadero, que está bloqueado desde hace nueve días, mientras que por Kasani lo hacen 600 transeúntes.

El presidente Alan García, dijo ayer que veía intereses "extremistas" y "en contra del desarrollo" detrás de las protestas y que, ante la cercanía de la elección que definirá a su sucesor, esas protestas "resucitan para ver cómo generan un muerto en esa zona y suben los votos de alguien".

García aseguró que los desórdenes también están intentando poner a Bolivia "contra la pared", con el bloqueo de la frontera, y anunció que hablaría con su colega Evo Morales sobre este asunto, pues de no encontrarse una solución la policía actuará con severidad.

EFE