Soberón afirma que la erradicación no ha tenido impacto significativo

Jefe de Devida sostuvo que hay otras medidas que pueden ser más eficaces contra el narcotráfico, como cortar los circuitos financieros de organizaciones criminales, así como fortalecer la inteligencia policial.

La erradicación no hace un daño significativo al narcotráfico y hay otras medidas que pueden ser más eficaces, señaló el jefe de Devida, Ricardo Soberón, en una entrevista publicada hoy, en la que se refirió a la suspensión temporal de la erradicación de cultivos de coca dispuesta en agosto en el país.

En su calidad de presidente de la Comisión Nacional para el Desarrollo y Vida sin Drogas (Devida), Soberón declaró al diario La República que "a nivel global, la erradicación en sus diferentes formas no ha tenido un impacto definitivo en el desenvolvimiento de los cultivos ilícitos de coca, marihuana o amapola en el mundo".

A mediados de agosto pasado, el Gobierno peruano dispuso la suspensión por una semana de la erradicación de los cultivos de coca ante la sorpresa de la embajada de Estados Unidos en Lima.

Soberón justificó la reciente suspensión temporal de la erradicación de los cultivos de coca en Perú en la necesidad de hacer una "reingeniería institucional" y a las negociaciones con los cooperantes, principalmente Estados Unidos, que aporta 70 millones de dólares anuales para combatir el narcotráfico.

"La próxima semana concluimos las negociaciones (con EE.UU.) con muy buen ánimo. Se reconocen como socios del nuevo Gobierno del Perú con el propósito de hacer de la lucha contra el narcotráfico un instrumento mucho más eficaz que en los 10 años que pasaron", anotó desde el Valle de los ríos Apurímac y Ene (VRAE), la zona que concentra actualmente los cultivos de coca.

La semana que acabó estuvo en Lima el subsecretario de Estado de EE.UU., William Burns, quien reiteró que la erradicación de los cultivos de hoja de coca es uno de los aspectos fundamentales en la lucha conjunta contra el narcotráfico.

Tras reunirse con el presidente peruano, Ollanta Humala, Burns declaró que "la única manera" para encontrar una solución al problema del narcotráfico "es a través de un esfuerzo integral que incluye desarrollo alternativo, la interdicción, la denuncia contra el lavado de activos, compartir información, así como la erradicación" de los cultivos de coca.

No obstante, Soberón mencionó en la entrevista otras medidas, a nivel policial, para "lograr bajar la tendencia al crecimiento (de los cultivos) que hemos recibido de la Administración anterior (en alusión al Gobierno de Alan García)".

En tal sentido, citó la necesidad de "cortar los circuitos financieros de las organizaciones criminales, así como inteligencia policial creciente para detectar y desmantelar las estructuras asentadas en la costa y ciudades intermedias".

Igualmente, Soberón manifestó que también se activará el sistema de control, seguimiento y verificación del destino de los 27 insumos químicos (usados en la elaboración de la cocaína) de los cuales solo cinco se producen en Perú.

Soberón señaló al diario que su meta al frente de Devida es lograr "un aumento del 50 % en el desmantelamiento de organizaciones dedicadas al tráfico de drogas".

Perú es el segundo productor mundial de hoja de coca (materia prima de la cocaína) con más de 61.000 hectáreas cultivadas en el país.

EFE