Sunarp: Cuatro trabajadores investigados por presuntos nexos con Orellana

Mario Solari, titular de los Registros Públicos, dijo que de existir más involucrados se tomarán acciones inmediatas. Anotó que los investigados aún trabajan en la institución porque los asiste la presunción de inocencia.
Andina

El jefe de la Superintendencia Nacional de Registros Públicos (Sunarp), Mario Solari, confirmó que a la fecha cuatro trabajadores de esta institución son investigados por sus presuntos vínculos con el empresario Rodolfo Orellana.

Dijo que se trata de dos registradores, un asistente registral y un orientador. Entre ellos, Pedro Raúl Guzmán Molina, acusado de haber resuelto muchos expedientes que favorecieron a las empresas de Orellana.

Explicó que Guzmán Molina no fue echado porque lo asiste su derecho a la presunción de inocencia, pero ya "no tiene injerencia sobre títulos relacionados con los que antes ha estado calificando".

Solari añadió que una quinta investigada es la exregistradora María Zaplana que, dijo, ya fue separada por su antecesor.

El funcionario sostuvo que presuntos actos de corrupción al interior de la Sunarp vienen no de ahora sino de hace algunos años atrás.

"No puedo decir si hay más (involucrados), pero si existieran indicios de otras personas, inmediatamente vamos a tomar acciones", aseguró al indicar que las indagaciones ya van por parte del Órgano de Control Interno (OCI) de la Sunarp, adscrita a la Contraloría General de la República.

“ANTES NO TENÍAMOS ESTRICTOS SISTEMAS DE CONTROL”

Agregó que en su gestión se han implementado sistemas de control para frenar eventuales irregularidades o favorecimiento con la entrega de títulos e inmuebles, como se habría beneficiado a Orellana.

"Ahora hacer actos de corrupción dentro de la Sunarp es muy difícil, porque ahora tenemos sistemas de control para acceso a la información de títulos y partidas. Tenemos sistemas de control muy estrictos para la distribución de títulos, tenemos herramientas que antes no teníamos", aseguró.

En otro momento, desestimó las declaraciones de María Zaplana, exregistradora de la Sunarp, y Adriana Delgado, quien aún se desempeña en su puesto, al sostener que "van a tener que rendir cuentas ante la justicia".

Dijo que ambas mujeres, vinculadas a Orellana, buscan distraer la atención de la ciudadanía lanzando "injurias y graves calificaciones" hacia su persona.