Tía María: Se frustra diálogo entre ministros y opositores a proyecto

El ministro del Ambiente de Perú, Manuel Pulgar Vidal, afirmó que los líderes opositores al proyecto "no tienen ninguna vocación de diálogo".

El diálogo entre las autoridades peruanas y los opositores al proyecto minero Tía María, de la mexicana Southern Copper, se frustró este miércoles después de que los dirigentes civiles se opusieran a la participación de los congresistas por Arequipa, la región donde se realizan las protestas.

El ministro del Ambiente de Perú, Manuel Pulgar Vidal, afirmó en una rueda de prensa que los líderes opositores al proyecto "no tienen ninguna vocación de diálogo" y abandonaron de manera abrupta la reunión, según dijo.

Pulgar Vidal, quien compareció ante la prensa junto a otros tres ministros, la gobernadora regional, cinco congresistas y alcaldes provinciales, enfatizó que las autoridades no aceptarán "actos como el de ahora".
Aseguró que el dirigente opositor Pepe Julio Gutiérrez "se negó a la presencia de los congresistas" y criticó que los alcaldes de la provincia arequipeña de Islay se colocaran "por detrás de él".

"Se pone en evidencia que en este conflicto se está perdiendo el rol de la autoridad", remarcó antes de considerar que tampoco "es aceptable que los alcaldes pidan licencia (en sus funciones) para protestar".

El ministro consideró que esto "pone en evidencia" que los opositores "no tienen ninguna vocación de diálogo frente a un Estado que ha ofrecido mesas de desarrollo, diálogo, técnicas, con información veraz".

"Esto es inaceptable, por lo tanto ante esta respuesta y la negativa, el Estado evaluará las siguiente medidas", indicó antes de señalar que se trató de "un desplante al pueblo de Islay, que está cansado de esto".

La gobernadora regional, Yamila Osorio, comentó, por su parte, que las autoridades van "a continuar trabajando para contribuir a que pueda restablecerse la paz", pero dijo que hay que "dejar muy en claro que se han hecho múltiples intentos de poder llegar a una solución".

"Entendemos que hay desconfianza, pero no deberíamos negarnos a un diálogo", indicó antes de decir que cree que la retirada de los dirigentes y los alcaldes es "una falta de consideración."

La presidenta del Congreso, Ana María Solórzano, quien es también legisladora por Arequipa, consideró "importante que la población arequipeña sepa la verdad" sobre las protestas.

"Nosotros no nos vamos a cansar, no nos sentimos hoy desairados, porque desairada está toda la población arequipeña, que vemos actores que no permiten que la situación llegue a una solución", concluyó.

Los campesinos del Valle del Tambo mantienen desde hace más de un mes un paro indefinido para solicitar la suspensión del proyecto Tía María, al considerar que la explotación minera perjudicará la actividad agrícola de la zona, por lo que el Gobierno peruano mantiene un millar de policías en la zona.

La minera Southern Copper, filial del Grupo México, contempla la inversión de unos 1.200 millones de dólares para la construcción de Tía María, cuya producción estimada es de 120.000 toneladas métricas anuales de cátodos de cobre a partir del inicio de sus operaciones.

El proyecto estuvo paralizado durante dos años después de que las comunidades campesinas de Islay protagonizaran en 2011 una protesta que dejó 3 muertos y 44 heridos, y solo a inicios de este año el Gobierno entregó los permisos de construcción.

Las autoridades peruanas admitieron el viernes pasado que la Policía cometió abusos contra los campesinos que se manifestaron contra el proyecto en una protesta que el miércoles pasado dejó 1 muerto y 24 heridos, entre ellos once policías.

EFE

 

TE PUEDE INTERESAR: