Comisión de Educación sesionó esta mañana en el Congreso. | Fuente: RPP

La Comisión de Educación decidió por unanimidad archivar el proyecto de ley que extiende el mandato de los rectores opuestos a la Ley Universitaria, iniciativa presentada por el APRA y que fue catalogada como Ley Cotillo.

El titular del citado grupo de trabajo, Daniel Mora (Perú Posible), consideraba necesario archivar el proyecto porque atentaría contra lo dispuesto por la Ley Universitaria, que crea la Superintendencia Nacional de Educación Universitaria (Sunedu), según la cual todos los rectores deben convocar a elecciones a más tardar el 31 de diciembre de este año.

Asimismo, el Ejecutivo criticó la posibilidad de que el proyecto sea aprobado, pues implicaría entregar una especie de “premio” a los rectores reacios a acatar la ley y, en la práctica, es una “contrareforma” cuyo objetivo es perjudicar los esfuerzos por mejorar la calidad de la educación universitaria.

Los promotores del proyecto de ley justifican la iniciativa con el argumento de que es necesario atajar la supuesta intención del gobierno de controlar políticamente a las universidades.

No obstante, el parlamentario Mauricio Mulder, autor del proyecto, informó la semana pasada su decisión de retirarlo, aunque posteriormente el presidente del Congreso, Luis Iberico, informó que sería enviado a la Comisión de Educación, donde finalmente se votó y archivó.

Cotillo: La Sunedu no tiene ninguna base legal para imponer cronogramas

Tras archivarse el proyecto, este martes el rector de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Pedro Cotiilo, reiteró en una conferencia de prensa que la Superintendencia Nacional de Educación (Sunedu), no tiene ninguna base legal para establecer cronogramas de elecciones en las universidades y dijo que solo pretende "capturar San Marcos y las universidades públicas".

"La Sunedu no tiene ninguna base legal para establecer el cronograma de elecciones, de acuerdo a ley es la asamblea universitaria la que establece el cronograma", dijo en conferencia de prensa.

Sin embargo, afirmó que defenderá la nueva Ley Universitaria "aunque sea mala, aunque sea un mamarracho", pero exigirá que se cumplan todos los alcances de la norma.  

Sostuvo, que la ley no establece que las nuevas autoridades sean elegidas antes que las están en ejercicio vigente finalicen su mandato. "Eso hay que respetarlo", sentenció.