Congresista Francisco Sagasti juramenta como presidente de la Re
El congresista Francisco Sagasti jura como presidente de la República del Perú. | Fuente: Prensa Presidencia | Fotógrafo:

Francisco Sagasti juró el martes como nuevo presidente de la República y así se inició una etapa de transición en el Perú. La sucesión del ahora presidente se produjo tras las masivas protestas y la represión policial que dejó dos muertos, en medio de una crisis originada por el Parlamento al decidir vacar al presidente Martín Vizcarra. Para muchos queda la interrogante de cómo actuará el Congreso en esta nueva etapa y cómo será la relación entre Ejecutivo y Legislativo, que en los últimos años  se caracterizó por una fuerte confrontación.

El presidente Francisco Sagasti forma parte de la lista multipartidaria que se conformó para establecer una salida constitucional a la crisis. Los congresistas Mirtha Vásquez del Frente Amplio, Luis Roel Alva de Acción Popular y Matilde Fernández de Somos Perú se han quedado en el Parlamento para dirigir la Mesa Directiva, mientras que Sagasti dirigirá al país desde Palacio.

Sin legitimidad

La politóloga y docente de la Universidad del Pacífico, Paula Muñoz, indicó que el Congreso tiene que asumir la responsabilidad política de la crisis que generó. “No cabe ‘lavarse las manos’ y decir que lo sucedió es responsabilidad exclusiva de Merino, de su gobierno y de su gabinete, porque precisamente la crisis nace de la decisión que tomaron la mayoría de vacadores”, dijo para este informe.

Asimismo, Muñoz señaló que los congresistas deben reconocer que han perdido legitimidad ante la ciudadanía. “Cualquier decisión que ellos tomen en términos de alguna nueva ley puede ser altamente cuestionada por la ciudadanía y podría dar a lugar a un nuevo estallido de crisis”, indicó.

El secretario general de Transparencia, Iván Lanegra, coincide al señalar que ya no existen las condiciones para que el Congreso adopte decisiones de fondo sobre reforma política, políticas públicas o la conformación de instituciones. Por ejemplo, la elección de miembros del Tribunal Constitucional o la modificación de la Ley Universitaria. “Son aspectos que hay que dejarse para el próximo Congreso, ya que la situación no le permite a este Congreso poder continuar. […] Deberá atender temas que requiera la emergencia, del buen funcionamiento del país, pero ya no reformas de fondo. No hay condiciones para que sean aprobadas con legitimidad”, sostuvo.

Muñoz y Lanegra señalaron que la reforma sobre Bicameralidad que está siendo debatida en la Comisión de Constitución es uno de los temas de fondo que debe ser discutido por el próximo Congreso. “Ese tipo de reformas no se harían pensando en las necesidades del país en el largo plazo, sino pensando solamente en el corto plazo, de los intereses de los miembros de las bancadas”, indicó Lanegra.

Para Muñoz, continuar con el debate sobre Bicameralidad originaria sospechas en la ciudadanía sobre los intereses detrás de esa propuesta. “Claramente tendría un problema de legitimidad de origen, de cuál es la verdadera motivación de plantear este tema ahora. Se pudo plantear desde el inicio de este Congreso. A estas alturas parece como una propuesta oportunista”, indicó.

El analista político Hernán Chaparro evaluó que uno de los gestos que podría dar el Congreso, que en estos momentos se encuentra muy deslegitimado y con una desaprobación que alcanza el 90% según la encuesta de IEP, es que el debate sobre el presupuesto se realice de manera trasparente.

“Un asunto donde se podría ver si es que de verdad hay otro comportamiento es que el debate sobre el presupuesto sea más público. La prensa ha hecho denuncias que hay una serie de componendas y amarres a este famoso anexo 5 donde están las partidas de los gobiernos locales y regionales. Sobre ello debería haber más transparencia, por ejemplo, eso sería un indicador de que el Congreso comienza a comportarse de otra manera”, manifestó.

Fines electorales

Chaparro consideró que las bancadas podrían moderar su comportamiento por la preocupación del costo electoral. “La repercusión que ya tuvo y que pueda seguir teniendo el visible comportamiento contrario a los intereses ciudadanos de la mayoría de agrupaciones que están en el Congreso, porque esto les va a costar electoralmente”, dijo.

“La gente de Podemos, APP, AP se mueven en el mero corto plazo, tan corto plazo que ni siquiera han visto cómo han mellado sus posibilidades electorales. Entonces, después de todo eso y con signos de interrogación, ojalá se den cuenta que, si siguen así, van a liquidar sus posibilidades electorales que ya de por sí están bastante melladas”, añadió.

Lanegra también coincidió en que estamos en un periodo electoral, por lo que cree que las decisiones de los congresistas “seguramente van a tener en cuenta sus efectos sobre las campañas de sus partidos que están preparándose para las elecciones internas”. “Es un primer elemento que contribuya a la moderación de los grupos”, dijo.

Conducción de Mirtha Vásquez

La congresista Mirtha Vásquez dirigirá el Congreso para lo que resta de este quinquenio. En entrevista en Ampliación de Noticias, la parlamentaria del Frente Amplio señaló que el objetivo de la nueva Mesa Directiva será ayudar en el proceso de transición, así como trabajar en leyes que permitan atender la crisis que vive el país. En ese sentido, destacó que buscarán una mayor concertación con el resto de las fuerzas políticas.

Para Muñoz, la nueva presidenta del Congreso tendrá un rol importante de negociación, de mediación política para tratar de llevar una mejor relación con el Ejecutivo. Asimismo, deberá tener un manejo de agenda del Parlamento que permita debatir las propuestas que sean viables. “Ver qué propuestas son viables discutir en un Congreso sin legitimidad de salida y qué tipo de propuestas pueden quedar para que las vea un próximo Congreso”, dijo.

Lanegra indicó que la ciudadanía estará muy vigilante de las decisiones que tomen los congresistas y en ese sentido, es importante que la Mesa Directiva establezca una agenda que les permita trabajar de forma ordenada y que garantice el buen funcionamiento del Estado. “También identificar aquellas áreas que no es posible cambiar ahora, sino dejarlas para un próximo Congreso con la legitimidad derivada de las elecciones”, dijo.

Chaparro dijo que la nueva Mesa Directiva podría canalizar temas que antes habían sido encarpetados como el desafuero del congresista Humberto Acuña, sentenciado en doble instancia. Asimismo, sostiene que, pese a que Vásquez pertenece a una bancada que mayoritariamente votó por la vacancia, a excepción de ella y Rocío Silva Santisteban, tendrá un nivel de coordinación con la bancada Morada que ahora pasará a ser oficialista en el Congreso.

'El Poder en tus Manos': Situación elecciones 2021