Mirtha Vásquez
La premier Mirtha Vásquez acudirá este lunes al Congreso para solicitar la confianza en su gabinete de ministros. | Fuente: Andina

Luego de una semana de conversaciones con las bancadas de los partidos políticos en el Congreso, la premier Mirtha Vásquez acudirá este lunes al Legislativo para exponer su plan de trabajo y solicitar la confianza de los congresistas.

Luego los parlamentarios deberán debatir, para finalmente votar y decidir si brindarán o no la confianza a un gabinete que tiene hasta tres ministros cuestionados: los titulares del Interior, de Eduación y de Energía y Minas por los recientes cambios en sus viceministrerios. ¿Qué variables tomarán en cuenta las bancadas para votar? ¿Cuál es el contexto que influirá en este nuevo voto de investidura?

1. Las autoridades cuestionadas

Uno de los principales temas que se tocó durante la ronda de reuniones que la premier Mirtha Vásquez sostuvo con las bancadas del Congreso fue la designación como ministros de funcionarios con cuestionamientos, como es el caso de Luis Barranzuela en el Ministerio del Interior.

Pero no solo eso: voceros de las bancadas declararon que no solo se enfocaron en manifestar su preocupación por las cabezas de los ministerios, sino también por los 'mandos intermedios'. "Uno de los aspectos que más tratamos con la premier es el asunto de la idoneidad de las autoridades, no solamente de los ministros, sino también de los mandos intermedios. Y nos ha dicho que pronto tendremos novedades", declaró el congresista José Williams de Avanza País.

2. El fraccionamiento del Congreso y la bancada oficialista

Si bien hubo amenaza de quiebre dentro de la bancada, Perú Libre brindaría el respaldo a la Primera Ministra, sobre todo después de las declaraciones de Guillermo Bermejo, quien dijo que sí le daría la confianza. No obstante, la anunciada división de las facciones cerronista y magisterial del oficialismo aún podría provocar un reordenamiento de poderes en el Parlamento.

Será clave el apoyo de bancadas como Juntos Por el Perú y el Partido Morado, que ya anunció que dará la confianza, aunque con ciertas restricciones. "Hemos hecho énfasis en que la confianza se la damos en un contexto de gobernabilidad bastante complicado y que nosotros mantenemos las atribuciones del Congreso de fiscalizar, de no estar de acuerdo, de citar, de interpelar y de censurar a quien lo merezca por los cuestionamientos que se van presentando", dijo el congresista Edward Málaga-Trillo.

3. El factor Asamblea Constituyente

Para todas las bancadas, estén a favor o en contra, el tema de la Asamblea Constituyente es muy delicado. Por un lado, en los sectores de izquierda y principalmente en Perú Libre, es una necesidad. Por el otro, en la derecha, ni siquiera debe contemplarse.

Desde el Ejecutivo se ha dicho que instalar una Asamblea Constituyente no es una prioridad. Sin embargo, desde el Congreso, algunos congresistas han afirmado que no cumplir con ella "significa una traición". Asimismo, tras reunirse con la premier Mirtha Vásquez, bancadas como Renovación Popular y Avanza País expresaron no haber quedado contentos luego de hablar al respecto. Es quizás el tema más complicado de manejar para todas las partes implicadas, por la polarización que produce.

"Yo sí creo que [Mirtha Vásquez] reúne condiciones que son importantes en este momento para unir las partes, para coser heridas [entre los partidos políticos]. Pero también creo que no está bien que se haya lanzado [poniendo paños fríos] con el tema de la Asamblea Constituyente, cuando ese tema es caro a los oídos de todos los miembros de Perú Libre y la izquierda", comentó el analista político Julio Schiappa.

Antecedente
Antecedente: Guido Bellido expuso durante tres horas ante el Congreso para solicitar la confianza a su gabinete. | Fuente: Andina

4. La experiencia del gobierno

Cuando Guido Bellido acudió al Congreso a pedir la confianza, su discurso duró tres horas, incluyó la exposición de algunos ministros y la polémica se centró en la falta de coordinación para tener la presencia de un traductor de quechua, entre otros hechos. El debate se alargó y la votación se realizó al día siguiente, completando una jornada que duró dos días.

Aprender de esa experiencia será necesario para un nuevo gabinete que se ha mostrado mucho más cercano al consenso que su antecesor. Por lo que se espera más bien una presentación y un debate sobrio, que podría definirse el mismo día, de no mediar cambios de último momento.

5. Un consenso por la gobernabilidad

Una vez más y como ha sucedido en los últimos años, el Perú estará atento a un nuevo voto de confianza. No otorgarla implicaría la crisis total del gabinete y su recomposición en un contexto en el que las relaciones entre el Ejecutivo y el Legislativo tienen especial atención en el proyecto de reforma constitucional sobre la cuestión de confianza y vacancia que presentó el primero, mientras el segundo aprobó por insistencia la ley que regula la cuestión de confianza.

Un acuerdo es necesario por el bien de la gobernabilidad del país.