Raúl Castro tomó juramento a nuevos miembros | Fuente: Andina

El presidente del PPC, Raúl Castro, tomó esta noche juramento a las nuevas autoridades del partido, a pesar de los cuestionamientos internos y la anulación que, según el exregidor Alberto Valenzuela, adoptó el Tribunal Nacional Electoral sobre los comicios en el distrito de San Juan de Miraflores por irregularidades.

El acto se llevó a cabo en la sede del PPC, en el centro de Lima, sin la presencia de Lourdes Flores ni ninguno de los congresistas del partido ni las autoridades electas de la lista opositora.

El alcalde de San Juan de Miraflores, Javier Altamirano, juró como nuevo secretario general departamental de Lima Metropolitana, la más alta autoridad en la capital.

En declaraciones a los periodistas, Castro aseguró que la juramentación es legal, que cuenta con el aval del tribunal electoral, y que en el caso de Lima, Altamirano ganó por unos 800 votos a su contendor Marcos Álvarez, el candidato de Flores Nano.

Esta es una cosa ya definida, refirió, tras negar que el PPC esté en crisis, y por el contrario, manifestó que de estas elecciones ha salido una agrupación ganadora y victoriosa.

Castro hizo un llamado a Flores Nano para dialogar sobre los problemas del partido, pero sin imposiciones, y buscando el mayor consenso.

"Queremos unidad en la institucionalidad, no unidad en los cogollos, en los amarres (...) siéntense a conversar y nos entenderemos, pero si quieren pelear, los esperaremos con los brazos abiertos", añadió.

El titular del PPC desestimó las críticas del congresista Javier Bedoya, quien dijo que el partido se encuentra al borde de la ruptura.

Anotó que es una opinión respetable, pero que Bedoya asiste poco al partido y desconoce su realidad.

Andina