El presidente Ollanta Humala, asistió a la conclusión del ejercicio militar anual "Cáceres 2015", que entre el viernes y el sábado se desarrolló en tres regiones del sur del país, informó este domingo la Presidencia de Perú.

El mandatario presenció junto al ministro peruano de Defensa, Jakke Valakivi, el despliegue de unidades del Ejército en el campo de instrucción de Locumba, en la región de Moquegua, y también a la demostración de la operatividad de las unidades de la Marina de Guerra en la playa Poza de Lizas de Ilo, también en Moquegua.

El objetivo del ejercicio fue evaluar las capacidades militares de las fuerzas armadas, como la de comando y control, verificar el estado del equipamiento y probar el nuevo material militar recientemente adquirido, indicó el Ministerio de Defensa en un comunicado.

Humala apreció la efectividad de los misiles de alto poder del Ejército, así como de los misiles de última tecnología adquiridos recientemente, además de obuses de 80, 107 y 120 milímetros y de morteros y ametralladoras de última generación.

También contempló el despliegue de los tanques T 55 y de vehículos de oruga especiales para terrenos difíciles, apoyados desde el aire por aviones Tucano y Mirage, entre otros, que abrieron fuego para apoyar a las fuerzas terrestres y blindadas.

La Armada, por su parte, realizó operaciones anfibias de asalto, incursión y repliegue, además de operaciones transportadas en helicópteros y otras aeronaves, con saltos en paracaídas.

La Marina de Guerra también practicó operaciones de desembarco mediante botes MK5 y F4, y la participación de los modernos vehículos anfibios LAV.

En la jornada del viernes actuaron aviones de combate, reconocimiento, transporte e instrucción de la Fuerzas Aéreas del Perú (FAP), como los Mirage 2000, MIG 29, A-37, Hércules L-100, Antonov AN-32 y los coreanos KT-1P, recientemente adquiridos y ensamblados en Perú.

El ejercicio contó con vuelos de reconocimiento aéreo, operaciones de inserción y extracción con cobertura aérea, que incluyeron lanzamientos de bombas y cohetes.

EFE