Julio Magán, jefe del INPE
Julio Magán, jefe del INPE | Fuente: RPP

Julio Magán, jefe del Instituto Nacional Penitenciario lanzó una estadística poco halagüeña para lo que viene de cara al sistema de reclusión que, a todas luces, está en serios aprietos y que se puede convertir en un grave problema social.

Fue enfático al decir que todos los penales en el Perú se encuentran hacinados y que hay un total de 132% más de población interna en los últimos 4 años del gobierno del presidente Humala.

"Todos los penales del país están hacinados. Cuando asumimos la dirección del INPE había 48 mil 500 internos, ahora tenemos 77 mil 500 internos en 4 años. Tenemos casi un 132% de hacinamiento. Esto solo es el crecimiento que se ha desarrollado en este gobierno, que es cosechar el endurecimiento de las penas, y ahora con el DL 1194 (flagrancia) que ayuda a resolver el problema de la impunidad, estamos de acuerdo con esto, pero este es el dolor de cabeza del INPE", señaló Magán en el programa Al Estilo Juliana de RPP Noticias.

Una última estadística del INPE detalla que el número de internos va incrementándose conforme pasan los meses y esto preocupa sobremanera a Magán porque la administración de los penales se hace casi inviable. A esto se suma la precariedad y las condiciones negativas que son focos de enfermedades como la TBC.

"Al 12 de enero tenemos 77 mil 409 internos. Y aquí no está incluido los sentenciados por flagrancia. Si sentencian 10 personas por mes, tendríamos 1500 personas por mes, al año serían 17 mil internos más. A la prisión deben ir quienes lo merecen, no pueden ir por un mes, tres meses o un año, es un uso excesivo, nos genera problemas en la administración penitenciaria", analizó el jefe del INPE. 

Julio Magán en RPP | Fuente: RPP

Mostró una posición discordante respecto de la nueva ley de flagrancia puesto que prefiere alternativas para personas que delinquen por primera vez y que no sean las cárceles.

"Tenemos 67 penales para albergar a 33 mil 300 personas, hay más del doble sin contar a las personas que entrarían por flagrancia. Lanzo una alerta porque debemos ser responsables, sugiero al PJ buscar darle penas alternativas", solicitó.

Otro punto importante es que según el último estudio del INPE sobre población penitenciaria, más de la mitad de esta está procesada (51,23%) y el 48,77% son sentenciados.

"Aún con esta cifra es histórico; antes había un 80% de procesados, creo que hemos mejorado pero sigue siendo un problema para la administración penitencaria. El sistema está colapsado, los penales se van a convertir en una bomba de tiempo. Lanzo una llamada de atención para ver también lo que pasa con las personas que irán a los penales, es un dolor de cabeza para el INPE", dijo.

Finalmente destacó que en el presente gobierno se ha trabajado en la creación de penales más que en los últimos 20 años.

"Planteamos las medidas del sistema penitenciario, para el hacinamiento se resuelven de 3 formas: que ingresen menos internos, que salgan más o que se construyan cárceles. Estamos construyéndolas, hemos hecho más albergues penitenciarios que otros gobiernos en los últimos 20 años. Pero penal que se hace, penal que se llena. Tenemos penales en Puno, Moquegua, Satipo", finalizó.