Ernesto Blume expuso su postura ante el pleno del TC. | Fuente: Tribunal Constitucional

El expresidente del Tribunal Constitucional (TC) Ernesto Blume se mostró en contra de la ponencia del magistrado Carlos Ramos, quien sostuvo que la disolución del Congreso estuvo dentro del marco de la Carta Magna.

Durante el debate del pleno del TC, Blume expresó su “radical” discrepancia con la postura del magistrado ponente y consideró que el Decreto Supremo que determina la disolución del Congreso “debe anularse”.

Yo discrepo abiertamente de la ponencia del magistrado Carlos Ramos, que concluye que es infundada la demanda y que el presidente de la Republica actuó estrictamente en el marco de la Constitución, sin incurrir en ningún exceso ni incurrir en ningún acto de inconstitucionalidad”, comentó.

“Tengo una discrepancia muy radical, porque contrariamente a lo que él expresa, yo sí creo que esta demanda debe ser declarada fundada; y debe ser declarada fundada porque hubo infracción a la Constitución por parte del señor presidente de la Republica”, sentenció.

En su opinión, la figura de “denegación tácita de confianza”, que es el argumento que usó el mandatario para determinar la disolución del Congreso, no existe en nuestra jurisprudencia.

Es más, opinó que durante la jornada del 30 de septiembre hubo “una serie de hechos inconstitucionales”, entre los que mencionó el ingreso del entonces jefe del Gabinete Salvador del Solar a la sede del Congreso para presentar la cuestión de confianza.

“En el Reino Unido, paradigma del parlamentarismo, ni la reina puede entrar a la Cámara de los Comunes sin el permiso previo”, sostuvo el magistrado.

Pese a que Blume se mostró a favor de que se anule el decreto de la disolución del Congreso, señaló que “esta decisión no debe conllevar la vuelta al estado anterior”. Ergo, las elecciones congresales del 26 de enero se mantendrían inalterables.


¿Qué opinas?