Susana Villarán cumple una orden de prisión preventiva. | Fuente: Poder Judicial

El fiscal superior Rafael Vela, coordinador del equipo especial Lava Jato, explicó que los seis millones de dólares entregados de manera ilícita por las empresas brasileras Odebrecht y OAS a la exalcaldesa Susana Villarán y su entorno tenían como objetivo "asegurar la funcionalidad de la obra pública". Asimismo, mencionó que Villarán "participó activamente" en la entrega y manejo de estos recursos que provenían de la división de sobornos de ambas constructoras.

"La señora Villarán pretendía sostener su organización criminal de manera temporal; es decir, enquistarla en la Municipalidad de Lima. No consiguió su propósito, pero eso no quiere decir que las circunstancias no se produjeran en su momento porque el dinero está claramente referenciado", señaló durante la audiencia de apelación a la prisión preventiva.

Asimismo, Vela informó que en este caso el Ministerio Público cuenta con la colaboración eficaz no solo de estas dos empresas, sino también de cinco exejecutivos -aún no revelados- "que claramente han determinado que se les requirió dinero, que pagaron dinero para la revocatoria y la reelección".

En otro momento, el fiscal superior señaló que las investigaciones del Ministerio Público han permitido determinar que Villarán y su entorno solicitaron primero 3 millones de dólares a la empresa Odebrecht para que se cofinancie la campaña de la revocatoria y luego pidieron 3 millones de dólares a la empresa OAS para esta misma finalidad. Sin embargo, aclaró que todavía está pendiente conocer el origen de otros aportes por dos millones de dólares.

"Hay seis millones de dólares que están siendo objeto de investigación y cuyos testimonios y prueba documental se ha ido incorporando a la investigación, pero todavía queda dos millones de dólares que muy probablemente han sido aportados por otras empresas en la búsqueda de la sostenibilidad de sus contrataciones públicas", expresó.

Justifica la prisión preventiva

Durante la audiencia de apelación a la prisión preventiva dictada contra Villarán, Vela justificó que esta medida "resulta indispensable para asegurar los fines de la investigación" en comparación con la comparecencia restringida que solicita su abogado y que fue variada a pedido del Ministerio Público ante la aparición de nuevos elementos.

El fiscal señaló que la decisión del abogado de no objetar los nuevos elementos probatorios responde "a una estrategia en este caso". Según su teoría, esto se debe a que el abogado conoce que estos elementos "le dan contexto a otros que están vinculados copulativamente a los criterios de gravedad y pertenencia a organización criminal".

"Las colaboraciones eficaces vigorizadas con las empresas Odebrecht y OAS han presentado una perspectiva diferente de la investigación de la que se tuvo al momento de sostener una medida de comparecencia con restricciones y eso no es una cuestión de negligencia, es más bien una cuestión de eficiencia", señaló al justificar la variación de la comparecencia restringida a la prisión preventiva en el marco de la investigación de este caso.

Las nuevas pruebas

Vela relató que entre los nuevos elementos probatorios de la investigación se encuentra que en enero del 2013 la gestión de Villarán suscribió con la empresa Odebrecht el contrato de concesión del proyecto Vías Nuevas de Lima, el cual, al igual que la adenda suscrita un mes después con la empresa OAS para el proyecto Línea Amarilla, no contó con la participación del Ministerio de Economía y Finanzas.

"A través del mecanismo propio de las organizaciones criminales se cometieron una serie de ilícitos que buscaban favorecer a estas dos empresas trasnacionales (…) Ya tenemos evidencia consolidada de que efectivamente la señora Susana Villarán, conjuntamente con el señor (José Miguel) Castro y otros investigados solicitaron, primero, a la empresa Odebrecht 3 millones de dólares para que se cofinancie la campaña de la revocatoria y luego se le pidieron 3 millones de dólares a la empresa OAS también para cofinanciar", expuso.

¿Qué opinas?