Si deseas borrar tu cuenta, recuerda que puedes recuperar tu información antes de hacerlo | Fuente: RPP

No uso Facebook en el teléfono hace unos meses, y casi nunca entro a interactuar con familiares y contactos. Mi rutina se ha centrado en Instagram y WhatsApp, y solo accedo a la red de Zuckerberg a ver mis recuerdos. Decepcionado de la inseguridad reinante en la plataforma, y la desconfianza de la industria tecnológica respecto a este tema, decidí bajar toda mi información colgada en la red.

Mi suscripción se dio el 11 de marzo del 2008, básicamente por curiosidad. Luego, la masificación del servicio permitió que mi habitual red de contactos haya migrado de redes como Hi5 a Facebook; y así acomodé mi vida personal, mis grupos de la universidad, mis clases, un par de páginas públicas y grupos cerrados. Con el pasar de los años, mi postura sobre la privacidad fue cambiando y pasé de tener un perfil personal abierto a uno inaccesible, casi reservado para amigos que conozco en la vida real.

Las medidas de seguridad implementadas en la plataforma permiten ahora descargar todos tus datos de la red en un mega paquete ZIP de gran tamaño. Sí, puedes descargar todo lo que subiste a Facebook, y la misma red ha desarrollado un servicio propio de recolección de datos.

¿Cómo hago para bajar toda mi información?

Para obtener toda la información de tu perfil, debes ingresar al menú de configuración y buscar la opción “Tu información de Facebook”.

A la derecha encontrarás la opción “Descargar tu información”.

En esta ventana, Facebook te avisa que podrás acceder a toda tu información sin descargar, y así revisar la data alojada estos años. Además, podemos escoger el tipo de información que queremos descargar, como fotos, información de grupos, llamadas y mensajes, entre otros puntos.

Si quieres descargar todo, tal y como hice, en intervalo de fechas debes seleccionar “Todos mis datos”. Una vez que ya escogiste todo, dale clic a “crear archivo”. Sin embargo, no podrás descargarlo inmediatamente, pues Facebook debe compilar todos los datos solicitados y entregarlos empaquetados en una carpeta comprimida (un archivo ZIP de gran tamaño), y para eso requiere algunos días. En mi casó demoró tres.

Mi archivo personalizado pesó 2.09GB. Realmente pensé que podía pesar más, pero ahí tenía mi objetivo. Casi 11 años de data resumidos a dos gigabytes en mi carpeta “Descargas” en Windows 10.

Al abrir la carpeta, te encuentras con un directorio enorme y un archivo “Index” que sirve de “menú principal” offline para navegar a través de todo el contenido.

Cada carpeta agrupa datos distintos. Vas a ver todos tus comentarios, tu registro de amigos, tus fotos y videos, todo. Es como cuando te mudas de casa, y comienzas a revisar fotos viejas y papeles escondidos en el fondo de un cajón. Es la misma sensación.

Como muchos, configuré Facebook para que comparta mis fotos de Instagram de manera automática en el perfil. El sistema descarga cada álbum de fotos añadido, incluyendo el de Instagram.

¿Para qué sirve?

Aquí viene la gran pregunta. No sé si sirva de algo tener esta información descargada o no. Creo que cada uno debe decidir sobre el destino de sus datos, pero es bueno saber que tenemos una manera de descargarlos. Mi siguiente paso será hacerlo con Google. El otro viernes cuento cómo me va.

¿Qué opinas?