Gadgets
AUDIO: Prueba de grabación con el Blue Yeti X
00:00
NIUSGEEK tiene a prueba al Blue Yeti X
NIUSGEEK tiene a prueba al Blue Yeti X | Fuente: RPP

Es innegable el auge en la creación de contenido desde casa. El 2020 representó para muchos el inicio de un podcast, el paso a la telepresencia o la incursión en redes sociales compartiendo novedades mediante recursos audiovisuales, y el audio ha significado una pieza importante en todo este proceso. Ya habíamos tenido la oportunidad de probar el Blue Snowball, pero los YETI siempre han sido un paso más cercano al “micrófono All in One” que necesitamos hoy. Tras varios meses de uso, NIUSGEEK comparte la reseña final del Blue Yeti X, el punto más alto de esta línea.

Este es el equipo extendido
Este es el equipo extendido | Fuente: RPP

Esto es lo que debes saber del equipo:

Ya lo habíamos probado. No es un review como tal, pero tuve la oportunidad de ver este micrófono en el CES 2020, la última gran feria tecnológica presencial. En ese evento, pude probar el equipo. En noviembre, recibí esta unidad de prueba que reseño hoy.

Los acentos cromados le dan un mejor acabado al producto
Los acentos cromados le dan un mejor acabado al producto | Fuente: RPP

 El diseño más elegante de la línea. He tenido la chance de tener el Blue Yeti original y la versión Nano. Ya con el hermano menor, Blue había tomado distancia en términos de componentes respecto a esa versión clásica, pero con el Yeti X logra combinar presencia y calidad de construcción con un enfoque más moderno. En lugar de las perillas del Yeti de hace años, aquí tenemos pulsadores con luces LED personalizables para interactuar con las opciones. Este modelo cuenta con acentos cromados, un diseño menos tubular y un acabado más liso.

A diferencia del diseño circular del Yeti, este modelo X se diferencia por las líneas más rectas
A diferencia del diseño circular del Yeti, este modelo X se diferencia por las líneas más rectas | Fuente: RPP

Los nuevos tiempos en conexión. En este caso, Blue deja atrás el puerto mini USB y nos da micro USB. Lamentablemente no tenemos un conector tipo C, pero este nuevo conector es más que suficiente para transferir datos e interactuar con G Hub, a diferencia del Nano y su soporte para Sherpa. Además, Logitech añade un puerto para audífonos que nos ayudará en el monitoreo directo, y tenemos la rosca promedio para colocar el equipo sobre pedestales o brazos de micrófono.

Aqui debajo encontramos el conector de audífonos, el adaptador para pedestal y el ingreso para el cable micro USB
Aqui debajo encontramos el conector de audífonos, el adaptador para pedestal y el ingreso para el cable micro USB | Fuente: RPP

G Hub y los nuevos sonidos. Cuando hice la reseña de los G733, mencioné que este software de Logitech – la marca que compró Blue hace unos años, por si no quedó claro – es capaz de añadir efectos a nuestra voz gracias a la tecnología “Blue Voice”. En este caso, solo el Yeti X tiene compatibilidad absoluta en esta suite de Logi, si consideramos el modelo original, el Nano y el Snowball. Con este programa podremos añadir todo tipo de plugin, descargar mezclas que emulan otros micrófonos y ecualizar nuestra señal para usar esa salida en plataformas de streaming y videoconferencia. Te recomiendo escuchar nuestra prueba de audio.

El software de G Hub cubre varias necesidades de ecualización y configuración de parámetros
El software de G Hub cubre varias necesidades de ecualización y configuración de parámetros | Fuente: RPP
Esta es la función que permite personalizar el color de los pulsadores
Esta es la función que permite personalizar el color de los pulsadores | Fuente: RPP
Los colores de este anillo son configurables por función desde G Hub
Los colores de este anillo son configurables por función desde G Hub | Fuente: RPP

Pulsador frontal. En este caso, la perilla delantera nos permite varias acciones, las que podemos diferenciar por el color de los LEDs – por cierto, podemos personalizar el color de cada uno en G Hub -. El MUTE se activa y desactiva con una pulsación simple, pero también se habilitan pulsaciones largas para otras funciones. La primera de ellas es subir o bajar la ganancia del micrófono. Dejando una pulsación larga, ajustamos el nivel de los audífonos – antes había un knob adicional en los Yeti clásicos -. Una pulsación larga adicional nos lleva a la mezcla entre la ganancia del micrófono y el audio que sale de la PC, algo que resulta útil en una transmisión o llamada. El ciclo se repite con otra pulsación larga.

En G Hub podemos asignar ecualización al equipo
En G Hub podemos asignar ecualización al equipo | Fuente: RPP
En la parte trasera encontramos el selector de patrones polares
En la parte trasera encontramos el selector de patrones polares | Fuente: RPP

Selector de patrones. Tal como el modelo clásico, el Yeti X cuenta con 4 patrones polares: estéreo, omnidireccional, bidireccional y cardioide – el que más uso – para todo tipo de situación. Cada uno de ellos puede ser usado en combinación con los plugins de G Hub.

Podemos compartir y descargar creaciones en la comunidad G Hub
Podemos compartir y descargar creaciones en la comunidad G Hub | Fuente: RPP
En esta suite podemos controlar todo el equipo sin necesidad de tocarlo físicamente, y así reducimos el impacto de golpes
En esta suite podemos controlar todo el equipo sin necesidad de tocarlo físicamente, y así reducimos el impacto de golpes | Fuente: RPP

Lo que no me gusta. Son pocos detalles que me matan de este equipo. Para empezar, el puerto micro USB se me hace algo frágil, tal como sentí el Yeti Nano durante mis pruebas. Parece que “baila” el conector en la base del micrófono, así que ten cuidado al mover o desconectar el cable. El otro detalle es la ausencia de un protector para llevarlo en la mochila o de viaje con nosotros, un accesorio que ayudaría mucho a reducir los rayones en el acabado. Por último, el sonido de los pulsadores es evidente, frente a experiencias silentes como la del Quadcast de HyperX.

EL equipo es estupendo para todo tipo de uso: desde conversaciones ocasionales hasta streamers
EL equipo es estupendo para todo tipo de uso: desde conversaciones ocasionales hasta streamers | Fuente: RPP

¿Vale la pena? Frente a la propuesta de micrófonos USB, el Yeti X supera a todos los que he probado por varias razones. La primera es la posibilidad de añadir plugins a la voz. La otra es la mejora en el diseño, que lo hace más funcional y sólido frente al Yeti tradicional y al Nano. Frente al Quadcast, tenemos controles independientes de audífonos y ganancia, una carencia tremenda en el equipo de HyperX. Este Yeti es, sin duda, un tanque para todo tipo de trabajo. Ve por él. Es una compra que sobrepasará tus expectativas.

* Equipo cedido por Logitech Perú desde el 13 de noviembre hasta la publicación de esta reseña.