Argentino crea la primera máquina para hacer infusión de yerba mate

La máquina cebadora de mate es invención de Marcelo Coppari, de 22 años, quien cursa el quinto año de ingeniería en la Universidad Tecnológica Nacional de Villa María.

Un estudiante universitario de ingeniería electrónica de Argentina inventó la primera máquina para hacer infusión de yerba mate, una bebida muy popular en el país sudamericano.

Tomar un mate es toda una ceremonia que requiere, si se hace fuera de casa, llevar un equipo con el recipiente para beber -también llamado mate y usualmente hecho en madera o metal-, la yerba, azúcar -si se desea endulzarlo-, una bombilla de metal que se utiliza para tomar la infusión, una pequeña cuchara y un termo con agua caliente.

Todo este material se vuelve innecesario gracias al nuevo aparato, que funciona con fichas y tiene capacidad para cargar hasta diez litros de agua, un kilo de yerba mate y dos de azúcar y además puede "cebar" (como se llama en Argentina al acto de preparar la infusión de mate) siete mates distintos a la vez.

La máquina cebadora de mate es invención de Marcelo Coppari, de 22 años, quien cursa el quinto año de la carrera de ingeniería en electrónica de la Universidad Tecnológica Nacional (UTN) de Villa María, en la central provincia argentina de Córdoba.

"Un día un profesor se lamentó por no tener una máquina que le cebara mate durante la clase; ahí se me ocurrió la idea y le comencé a dar forma", dijo a Efe Marcelo Coppari.

El inventor explicó que "la máquina automatiza el proceso del cebado del mate" pues lo único que el usuario debe hacer es colocar el recipiente de mate vacío en la base del aparato y el aparato "se encarga de colocar la yerba, el azúcar o el edulcorante, y el agua".

El desarrollo de la máquina fue realizado de una manera muy artesanal, en el pequeño taller que tiene el estudiante junto a su padre en su casa de la ciudad de Villa María.

Para su construcción, el estudiante utilizó motores de impresoras viejas y distintos engranajes en desuso que tenía para darle forma a la máquina.

EFE