Foto: Captura de pantalla

Científicos japoneses lograron crear por primera vez espermatozoides de ratones en un laboratorio, avance que en el futuro podría aplicarse en los humanos.

Estos espermas nacieron del tejido testicular de los roedores, con los que produjeron una docena de crías.

Como dato resaltante, se pudo comprobar que el proceso funcionaba incluso con el tejido testicular congelado, lo cual permitiría a adultos conservar el material de manera saludable para años posteriores en los que se perdiera la fertilidad.

"Este reporte es emocionante porque representa el cumplimiento de un objetivo mantenido por muchos biólogos reproductivos a lo largo de muchos años", dijo el Jackson Laboratory en Bar Harbor.