Foto: Difusi

Es tan pequeña que es imposible de ver a simple vista. Para hacerlo se necesita un microscopio porque mide 200 micrómetros de ancho por 290 micrómetros de alto. Tomando como referencia un cabello humano, este mide 100 micrómetros de ancho.

Esta peculiar tarjeta fue creada por nanotecnólogos de la Universidad de Glasgow en Escocia, utilizando como base una minúscula pieza de vidrio. El profesor  David Cumming, uno de los creadores de la tarjeta, explica que “un micrómetro es un millonésimo de un metro, se podrían poner medio millón de estas tarjetas en una postal navideña estándar A5 y sobraría espacio”.

Para sus creadores, esta tarjeta es una demostración de las aplicaciones prácticas que se pueden hacer con la nanotecnología.