El bitcoin aún está lejos de su pico máximo de 67 mil dólares por unidad. Por el momento, se mantiene encima de los 23 mil.
El bitcoin aún está lejos de su pico máximo de 67 mil dólares por unidad. Por el momento, se mantiene encima de los 23 mil. | Fuente: Foto de Art Rachen en Unsplash

El mercado de criptomonedas ha dejado de 'sangrar' luego de un colapso significativo en los últimos meses. Tras caer a pisos de hasta 18 mil dólares, la líder del listado, bitcoin, ha encontrado una base sólida encima de los 23 mil dólares, provocando un ligero incremento en el resto y tranquilizando a sus usuarios.

Con este ambiente positivo, ¿es posible volver a ver a las criptomonedas en los precios en los que rondaban en el 2021 o, sin irnos muy lejos, a inicios de año?

Un mercado que puede crecer

“Hay muchos factores que pudieron influir en la caída del mercado de criptomonedas. Es importante recalcar que estamos viviendo épocas nunca antes vistas, donde el simple hecho de estar saliendo de una pandemia, el conflicto entre Ucrania y Rusia, las decisiones políticas de EE. UU., entre otros; ponen a cualquier mercado o economía a prueba. Y sin ser la excepción, las criptomonedas han tomado un rol relevante en algunos de estos acontecimientos, y, por su mismo “diseño e involucramiento” están sujetas a influencia coyuntural”, nos cuenta Francis Sanchinelli, Business Manager de InBestGo, empresa FinTech de criptografía y partner oficial de ABRA.

“Hoy por hoy, gran volumen de las personas o entidades que poseen criptomonedas han de alguna forma optado por “mantener (HODL)”, es decir, sus activos digitales con el menor movimiento posible, esperando más claridad de lo que pueda suceder. Lo interesante es que este “momento de paz” ha servido para validar muchos proyectos de blockchain que dependían de la especulación y volatilidad. Hoy en día se están probando realmente los proyectos y su solidez”, añade.

Siendo el contexto tan crítico, era de esperarse que alternativas menos tradicionales como el mercado criptográfico sean puesta en segundo plano, “con inversionitas globales dispuestos a vender sus criptomonedas a cambio de activos de refugio”, comenta Matías Romero, Country Manager de Buenbit en el país.

“De la misma manera, la recuperación de los precios de julio se debió a cifras de inflación globales menos preocupantes, que llevó a los agentes económicos a ajustar sus expectativas de alza de tasas de interés. Así, los inversionistas comenzaron a comprar activos de mayor potencial de apreciación. Durante julio, la bolsa americana subió 9 %; Bitcoin, 26% y Ether, 67 %”, ejemplifica.

Basta mirar, consecuentemente, al bitcoin, para poder apreciar el desenvolvimiento del mercado general.

Desde abril, la tendencia de la divisa fue bajar desde sus puntos cercanos a los 40 mil dólares por unidad. En junio, la crisis agudizó hasta estar cerca de los 18 mil dólares, según podemos constatar en CoinMarketCap. Desde quincena de ese mes hasta la actualidad, su crecimiento ha sido menor, pero constante: este fin de semana promedio en 23 mil dólares, un valor que ha ido conservándose desde hace dos semanas.

Bitcoin
Evolución del valor del bitcoin en el último mes. | Fuente: CoinMarketCap

“Aunque es difícil proyectar lo que pueda suceder en el corto plazo, es importante observar cómo, a pesar de la volatilidad, muchos jugadores institucionales de renombre han redoblado sus apuestas en el espacio. Por ejemplo, Blackrock, el gestor de inversiones más grande del mundo con US$ 10 trillones de activos bajo manejo, anunció a comienzos de agosto una alianza con Coinbase para facilitar el acceso a activos digitales a sus clientes institucionales”, comenta Romero.

“Sucede que cada cuatro años pareciera haber un “ajuste” natural en el mercado que por lo general pretende validar la solidez actual del mercado, y encontrar las oportundiades más relevantes para los inversionistas. Hay un modelo que se conoce como stock to Flow, en el que se puede apreciar como estamos “entrando en una etapa de estabilidad” dentro del crecimiento de Bitcoin. Aun así sigue siendo el activo con mayor crecimiento desde su nacimiento”, refiere Sanchinelli.

Entre los gobiernos y los delitos

La caída de las criptomonedas meses atrás fue apoyada por el declive de prestamistas como Celsius, cuyas mentes detrás quedaron al descubierto sin liquidez en medio del descenso de los valores de las divisas.

A este hecho se suma el intenso control que están teniendo países como Estados Unidos o los miembros de la Unión Europea, quienes ya andan detrás de los intercambios, muchos de ellos como Tornado Cash, siendo acusado de ser medios para lavado de dinero.

“Para jugadores como nosotros, la claridad regulatoria es siempre bienvenida y algo que promulgamos en vistas a darle mayor transparencia al ecosistema. Luego ha habido delitos comunes donde algunos pagos se hicieron con cripto, pero la mayor parte de los pagos se siguen haciendo con dinero fiat. No se deben confundir las cosas, ya que no hubo delito a través de cripto en sí”, menciona Romero.

“Que existan delitos a través de divisas digitales es lo mismo que puede suceder con monedas FIAT (lavado de dinero, finaciamiento terrorista, etc.). Lo interesante de las criptomonedas y la blockchain es que les permite a los reguladores una mayor trazabilidad de todas las transacciones, fuentes e involucrados. Esto es algo que el sistema financiero tracidional no puede hacer al día de hoy con el mismo alcance. Existen portales donde se puede verificar la procedencia de cada transacción que sucede en la blockchain (https://www.blockchain.com/explorer). El nivel de seguimiento que ofrece esta tecnología es muy superior, y debería de ser una herramienta importante para que instituciones gubernamentales puedan resolver y confiar aún más en la blockchain y su propuesta de valor”, recomienda Sanchinelli.

Te recomendamos METADATA, el podcast de tecnología de RPP. Noticias, análisis, reseñas, recomendaciones y todo lo que debes saber sobre el mundo tecnológico. Para escucharlo mejor, #QuedateEnCasa.