Foto: Difusi
Investigadores coreanos han encontrado una fórmula para fabricar una bebida alcohólica que no deja resaca.

El truco consiste en incorporar oxígeno a bebidas como el whisky, la ginebra o el ron conservando su sabor, recoge el portal español ABC.

Los médicos Kwang-il y Kwon Hye Jeong Gwang, de la Universidad Nacional Chungman, estudiaron las propiedades del alcohol que lleva burbujas añadidas, como el soju, un vino de arroz oxigenado que es una mezcla muy popular en su país.

Los científicos querían saber si este tipo de bebidas afecta menos a los consumidores que las convencionales y comprobaron que sí. Los que toman bebidas oxigenadas se recuperan media hora antes que el resto, una ventaja si luego tienen que conducir, y tienen menos resaca.

A partir de ahí, los investigadores crearon una nueva bebida, que comercializa el fabricante Sunyang bajo la marca O2 Linn. Tiene 20º de alcohol.