Un cohete europeo Ariane-5 despegó hacia las 22.30 hora gmt del viernes de la base de Kurú, en la Guayana francesa, para poner en órbita dos satélites de telecomunicaciones, el Yahsat Y1A de los Emiratos Árabes Unidos y el Intelsat New Dawn para clientes africanos.

En la primera fase del despegue, la lanzadera -cuyas cargas representaban en total una carga de 10.065 kilos- ascendió horizontalmente durante 5,5 segundos antes de iniciar las maniobras que preveían la separación del Yahsat Y1A al cabo de 27 minutos y la del Intelsat New Dawn después de 35.

La misión terminaba once minutos más tarde, explicó el consorcio europeo Arianespace.

Este es el segundo vuelo este año de un Ariane-5 después del que se llevó a cabo el pasado 16 de febrero, que sirvió para el envío del vehículo ATV de aprovisionamiento de la Estación Espacial Internacional (ISS).

El satélite Yahsat Y1A fue construido por el fabricante europeo Astrium (filial de EADS) y por el franco-italiano Thales Alenia para el operador de los Emiratos Árabes Unidos Al Yah Satellite.

Con una masa al despegue de 5.935 kilos, está concebido para ofrecer cobertura, desde una órbita geoestacionaria a 52,5 grados este a una amplia zona que cubre Oriente Medio, África, Europa y el sudeste asiático durante una vida útil estimada en una quincena de años.

El New Dawn encargado por el líder mundial de satélites Intelsat y por el fondo Convergence Partners, fue realizado en Estados Unidos por Orbital Sciences con un peso de 3.000 kilos y operará desde una órbita también geoestacionaria a 32,8 grados este.

Desde allí ofrecerá servicios de banda ancha y comunicaciones móviles en el continente africano.

Arianespace ha lanzado un total de 201 cohetes de su familia desde 1979. EFE