Los empleados de Qantas tuvieron que afrontar duras condiciones para mantener la producción de las laptos de Apple.
Los empleados de Qantas tuvieron que afrontar duras condiciones para mantener la producción de las laptos de Apple. | Fuente: Twitter / RFA Chinese

No hay dudas de que Apple ha ganado protagonismo en el espacio de las computadoras con sus procesadores Apple Silicon, pero la fuerza laboral que ensambla las MacBook no la pasa tan bien en China.

Quanta Computer es una compañía china que es responsable de ensamblar la mayoría de MacBook Pro.

Los empleados de Quanta protagonizaron disturbios en mayo por las condiciones que estaban sometidos en medio de cuarentenas contra la COVID-19 impuestas por el gobierno chino.

El mayor ensamblador de MacBook Pro buscó evitar las cuarentenas estableciendo un modelo cerrado de producción. Esto significó que los empleados debían vivir en instalaciones de la compañía, sin la posibilidad de salir ni entrar de estas en un mes o más.

Los trabajadores incluso no podían regresar a sus dormitorios durante su tiempo libre.

En mayo, los trabajadores se rebelaron y empezaron a saltar las barreras impuestas, ocasionando disturbios. Recién en junio la compañía pudo volver a funcionar "normalmente".

Quanta buscando resolver el problema

Las duras condiciones han obligado a Quanta Computer a reclutar más trabajadores y aumentar los incentivos económicos para evitar perder personal, indicó en su reporte trimestral, en el que indicó que sus ganancias fueron la mitad de lo proyectado.

Esto sucede mientras que Apple tiene problemas para satisfacer la demanda de sus nuevas MacBook Air y MacBook Pro, con algunos modelos con espera de 2 a 3 semanas en tiendas de los Estados Unidos.


Sepa más: