Foto: AFP

El iPhone 6, el nuevo modelo de Apple, se ha convertido en el primer teléfono inteligente a prueba de espías, pues solo el usuario tendrá acceso a los contenidos protegidos.

Ello será posible gracias al sistema operativo iOS 8, que viene por defecto en los nuevos modelos de iPhone 6 y 6 Plus, con lo cual Apple no podrá entregar información ni siquiera por orden judicial.

“A diferencia de nuestros competidores, Apple no va a pasar por encima de tu contraseña y, en consecuencia, no puede acceder a esos datos. Técnicamente, ya no podremos asumir las peticiones del Gobierno para capturar datos de aparatos que estén en posesión, siempre que tengan instalado iOS8”, explicó Tim Cook, consejero delegado de Apple, en una carta sobre los cambios en política de privacidad.

Apple antes podía descifrar claves, contraseñas y códigos de bloqueo bajo petición judicial. Ahora ya no podrá hacerlo y derivará las peticiones a los dueños de los móviles.

“Antes del iOS8 los datos ya estaban cifrados, pero Apple contaba con una llave maestra para saltárselo. En caso de que la NSA, el FBI o la policía se lo pidiesen, accedían. Pero esa llave ya no existe. Solo se podrá acceder con la clave del dueño o su huella dactilar”, señaló Jaime Blasco, experto en seguridad, a El País de España.

TERRORISTAS PODRÍAN USAR EL iPHONE 6

Ronald T. Hosko, exresponsable de investigación del FBI, dijo a The Washington Post que la cooperación con las autoridades es clave para resolver y prevenir crímenes.

El propio director del FBI, James B. Comey, expresó el jueves en una conferencia de prensa su preocupación, porque terroristas y criminales podrían usar el iPhone 6 para ocultar datos. “La forma de evitarlo es contar con nuestra ayuda”, manifestó.