El ocho de noviembre descubrieron los rayos X

Este fenómeno fue logrado como consecuencia de la rigurosa investigación del físico alemán Wilhelm Röntgen, descubrimiento que se negó a patentar en favor de la humanidad y que permitió abrir la rama de la radiología en la medicina.
EFE

Los rayos X, la radiación electromagnética capaz de atravesar cuerpos opacados y brindar una imagen de ello fue descubierta el ocho de noviembre de 1895 por Wilhelm Röntgen, un físico de origen alemán.

Este fenómeno fue consecuencia de los experimentos en un tubo vacío por parte del científico británico William Crookes, quien lograba obtener algunas imágenes borrosas en su invento conocido como el "tubo de Crookes" que a pesar de brindarle acercamientos a esta técnica, la abandonó en el proceso.

Sería una década más tarde el momento en que el físico Wilhelm Röntgen utilizó estos tubos y la bobina de Ruhmkorff para estudiar el fenómeno de la radiación, la cual lograba atravesar objetos de manera invisible.

Para captar el proceso, decidió fotografiarlo, hecho que lo llevó a hacer el descubrimiento por casualidad al obtener una impresión de los objetos a los que les aplicaba los rayos x.

Fue un año después, el 22 de diciembre de 1896 que el físico hizo una demostración haciendo uso de la mano de su esposa, la cual fue impresa en una de las placas y dio con la primera imagen radiográfica del cuerpo humano, hecho que dio el inicio de la rama de la radiología en la medicina.

Posteriormente, Thomas Alva Edison le propuso patentar su descubrimiento, sin embargo, el físico Wilhelm Röntgen se negó a llevar a cabo la propuesta, argumento que lo legaba para beneficio de la humanidad.

En 1901 fue galardonado con el primer Nobel de física "en reconocimiento de los extraordinarios servicios que ha brindado para el descubrimiento de los notables rayos que llevan su nombre".

El físico donó la recompensa monetario a su universidad, además se negó a registrar alguna patente durante su vida por no considerarlo ético y solicitó que los rayos x no llevaran su nombre, sin embargo, estos aún se conocen como Röntgenstrahlen (rayos Röntgen) en Alemania, su país de origen.