Capitolio
El Capitolio de EE.UU. fue asaltado por manifestantes violentos a favor de Donald Trump. | Fuente: Unsplash

Una declaración jurada del FBI afirma que una mujer que participó en las marchas violentas del 6 de enero en el Capitolio, pudo haber robado la computadora de Nancy Pelosi con planes para venderla a espías rusos.

El FBI acuso a Riley June Williams de entrada ilegal y de obstaculizar las funciones del gobierno. Esta acusación del organismo gubernamental se basa en una extensa cadena de videos donde se muestra su participación en la revueltas dentro del Capitolio.

Además, la declaración revela un aparente plan para robar la computadora portátil de la presidenta Pelosi y venderla a un contacto en Rusia, quien luego daría la información al gobierno de su país.

Los documentos judiciales afirman que la supuesta antigua pareja de Williams (identificada como W1 en el documento) se puso en contacto con el FBI e informó las intenciones de Riley de enviar la computadora portátil "a un amigo en Rusia, que luego planeaba vender el dispositivo a SVR, el servicio de inteligencia exterior de Rusia".

Mujer fue identificada como la principal sospechosa de robar la computadora portátil de Nancy Pelosi.
Mujer fue identificada como la principal sospechosa de robar la computadora portátil de Nancy Pelosi. | Fuente: FBI

"Según W1, la transferencia del dispositivo informático a Rusia fracasó por razones desconocidas y Williams todavía tiene el dispositivo informático o lo destruyó. Este asunto sigue bajo investigación".

Reuters informó anteriormente que se robaron una computadora de la presidenta Pelosi. Según su asistente, dicho dispositivo era usado con fines de presentación y era colocada en una sala de conferencias. 

El robo de varios dispositivos ha sido del Capitolio ha sido muy estresante para el equipo de Tecnología de la Información del gobierno. 

"No creo que dormiría bien hasta que las redes se reconstruyeran desde cero", dijo un exfuncionario de TI de la Cámara en Twitter, "y se borraron todas las computadoras y se inspeccionaron visualmente las partes internas antes de volver a ponerlas en servicio". 

Riley June Williams sigue prófuga, a pesar de la investigación en curso y la identificación pública. La sospechosa ha eliminado todas sus redes sociales y, según su madre, se fue “por un par de semanas”, dice la declaración jurada. "Williams no le dio a su madre ninguna información sobre su destino previsto".