Una pequeña firma del norte de Inglaterra ha desarrollado una tecnología de “captura de aire” para crear gasolina sintética utilizando sólo aire y electricidad.

Se trata de Air Fuel Synthesis, que busca construir una planta más grande en la que se pueda producir más de una tonelada del combustible por día.

Proceso de composición

La “gasolina del aire” consiste en tomar hidróxido de sodio y mezclarlo con dióxido de carbono para luego “electrolizar” -o descomponer- el carbonato de sodio producido para formar anhídrido carbónico puro y concentrado. Luego se produce hidrógeno y se mezcla con el dióxido de carbono para producir metanol.

Ese metanol es el que finalmente se transforma con un reactor químico que obtiene gasolina.

Expertos aseguran que este increíble avance, es un potencial cambio de reglas en la batalla contra el cambio climático y una posible solución a la crisis energética mundial.

El proyecto, de más de un millón y medio de dólares, está en desarrollo desde hace dos años, impulsado por un grupo de filántropos anónimos que apuestan a la tecnología para el desarrollo de energías renovables.