Para construir este prototipo de sensor, los investigadores tomaron un trozo de 4,8 centímetros cuadrados de papel PEN y aplicaron una capa de circuitos integrados y una capa que contiene 144 circuitos táctiles.

Estos circuitos delgados podrían tener aplicaciones médicas evidentes. Podría ser utilizado como la piel robótica.