Parlantes de madera que no necesitan cables ni electricidad y adaptables a teléfonos inteligentes y otros dispositivos móviles ha logrado llevar a los mercados de EE.UU. y Europa la empresa colombiana Houd Sound, que combina fundamentos de acústica con diseños innovadores.

Houd Sound surgió en 2012 después de que el ingeniero de sonido David Sandoval y el diseñador industrial Gustavo Huertas crearan un modelo de parlante que permite escuchar música en cualquier lugar y aprovecha la belleza de la madera.

"Teniendo en cuenta la sensibilidad de la gente por el diseño dentro de sus espacios y accesorios, encontramos un mercado para comenzar a diseñar sistemas de sonido acompañados de un diseño que estuviera al alcance de todo el mundo", indicó Sandoval a EFE.

Los diseños han llegado desde su plataforma de venta en línea a Estados Unidos, Singapur, Bélgica y Australia, entre otros, con lo que el mercado internacional ya representa un 5 % de la facturación total de esta empresa, que en el país comercializa sus productos en ferias y tiendas de diseños y de manera directa.

Sandoval explicó que su intención es ofrecer "aparatos portátiles que vayan de la mano con el ritmo de vida que está llevando el ser humano".

Así han desarrollado dos líneas de producto: la acústica o pasiva y la tradicional, también conocida como activa o eléctrica.

Los primeros son cajas acústicas pensadas como bocina y cuya forma cóncava hace que el sonido se amplifique al tener contacto con la superficie, explicó Sandoval.

Para ello adecuaron el principio del resonador de Helmholtz y elaboraron una cavidad que permite absorber el sonido emitido por celulares o tabletas, especialmente de Apple, y amplificarlo.

"Tienen un alcance de 20 decibeles, cerca de cuatro veces más que el sonido de un celular", agregó Sandoval en referencia a estos productos cuyo valor oscila entre 90.000 y 160.000 pesos (entre 40 y 70 dólares).

Los parlantes son hechos en maderas de alta densidad y certificadas ambientalmente, la mayoría de los llanos orientales y del sur del país, para que el sonido viaje mejor y tenga una resonancia más adecuada.

EFE