Especialistas TI del Congreso irlandés recomiendan no conversar cerca a parlantes de Amazon o Google
Especialistas TI del Congreso irlandés recomiendan no conversar cerca a parlantes de Amazon o Google | Fuente: Unsplash

Amazon y Google han dominado el mundo de los parlantes inteligentes en el último lustro, con equipos de todo tamaño y potencia para el uso personal y empresarial. Con el tiempo, sin embargo, los temores asociados a grabaciones no solicitadas se han incrementado entre todo tipo de usuario, y los políticos han comenzado a mostrar preocupación.

De acuerdo con documentos obtenidos por Business Post, la policía de tecnología en información del Oireachtas (el Parlamento Irlandés) ha recomendado a sus miembros que no sostengan conversaciones cerca de dispositivos Amazon Alexa o Google Home, por temor a que los equipos puedan registrar lo que se menciona en ellas.

La recomendación, emitida en diciembre del 2021, señala que “eviten tener conversaciones de trabajo confidenciales cerca de asistentes digitales para el hogar o parlantes inteligentes (por ejemplo, Alexa o Google Home), ya que pueden grabar lo que dice y compartirlo con su empresa matriz".

Alexa y Google ¿pueden grabar nuestras conversaciones?

Los sistemas inteligentes Google Assistant y Amazon Alexa cuentan con un algoritmo de detección por voz que activa al dispositivo para registrar un comando o pedido. Con cada activación “Hey Google” o “Alexa”, el dispositivo es capaz de escuchar lo que se menciona en el entorno.

Cada comando dirigido a estos asistentes queda registrado en la nube personal del usuario, la misma que puede ser revisada desde las opciones de privacidad y datos en cada cuenta.

Sin embargo, son varias las ocasiones en que estos equipos comienzan a registrar voz sin necesidad de ingresar el comando de activación, lo que archiva inmediatamente en servidores todo lo que es capaz de escuchar

Irlanda advierte sobre parlantes de Amazon y Google

Un portavoz de Oireachtas señaló que esta recomendación es parte de una política estatal aplicada a todas las instancias de servicio público.

De acuerdo con el representante del Parlamento irlandés, esta política de reserva y confidencialidad fue actualizada a finales del año pasado debido a “la naturaleza confidencial de algunos de los trabajos de los servidores públicos que se realizan mientras trabajan desde casa”.