Una gran cantidad de empresas han empleado el teletrabajo para seguir operando en medio de la cuarentena. | Fuente: Pixabay

Las oficinas se han trasladado a los hogares y muchas empresas se han dado cuenta de que no estaban preparadas para el teletrabajo. La pandemia del coronavirus ha forzado a esta situación sin precedentes y muchos trabajadores tienen que sacar adelante sus labores diarias desde casa, con los riesgos que esto conlleva a nivel de ciberseguridad.

Los criminales no desaprovechan esta situación y empresas como Trend Micro han alertado de un "aumento significativo" de los intentos de ataque y de las rutinas maliciosas dirigidas a los sistemas remotos y a los dispositivos conectados en el primer trimestre de 2020, en comparación con el mismo periodo del año anterior.

Los ciberdelincuentes han estado empleando técnicas conocidas y ataques a puntos de entrada comunes para acceder a las redes y dispositivos domésticos de los usuarios. Desde el agotamiento de las contraseñas predeterminadas y la revisión de vulnerabilidades no parcheadas, hasta la búsqueda de puertos y servicios abiertos y la instalación de puertas traseras, estos agentes maliciosos han aumentado notablemente sus despliegues en los últimos cuatro meses.

Los expertos advierten de que el uso de redes y dispositivos domésticos para teletrabajar hace que las empresas sean más vulnerables a los ataques y, para revertir esta situación, explican que hay síntomas reveladores que los empleados no técnicos pueden comprobar para determinar si sus dispositivos han sido hackeados o infectados con malware.

La batería o el uso de datos pueden dar pistas

Algunos ataques informáticos son prácticamente imperceptibles para un usuario medio. Sin embargo, otros dejan un rastro que puede ayudar a detectarlos. Estas señales comunes de infección e intrusión de malware serían un rendimiento más lento del terminal, el agotamiento de la batería o un mayor consumo de datos, entre otras.

Así, los expertos de la firma de seguridad indican que los síntomas de un hackeo en una computadora o laptop pueden ser un rendimiento por debajo de lo habitual; la bajada de calidad o un funcionamiento incorrecto de las páginas webs que se visitan frecuentemente; el bloqueo de un mayor número de emails de spam; el aumento de la actividad de la red; o el envío de correos desconocidos a los contactos.

En el caso de los celulares o las tabletas, las pistas son las siguientes: un agotamiento más rápido de la batería; presencia de apps que el usuario no ha instalado; aumento de los pop-ups; incremento del consumo de datos; interrupciones del servicio (como la imposibilidad de hacer llamadas telefónicas o enviar o recibir mensajes); o los cambios en las funciones habituales (como un encendido y apagado inesperado), entre otras.

Otro de los principales puntos de acceso de los cibercriminales son los dispositivos conectados (Internet of Things o Iot), que cada vez tienen más presencia en los hogares. En este sentido, además del agotamiento de la batería y el aumento de la actividad de red, los expertos recomiendan a los usuarios vigilar si los dispositivos se activan cuando no lo solicitan o si dejan de sincronizarse correctamente o se reinician de forma inesperada.

Buenas prácticas para prevenir esto

Los ciberdelincuentes cambian o mejoran constantemente sus técnicas para infectar y atacar a una creciente variedad de dispositivos móviles e inteligentes. Por ello, además de detectar posibles síntomas que alertan del hackeo, desde Trend Micro dan una serie de consejos para evitar que estos ataques se produzcan y puedan comprometer los datos personales de los usuarios o de las empresas para que las trabajan.

Así, como punto de partida, recomiendan cambiar todas las contraseñas predeterminadas y la configuración del router y los endpoints, así como evitar conectarse a WiFi públicas o no seguras. Además, para teletrabajar de forma segura, instan a usar una red privada virtual (VPN) al conectarse a los servidores y páginas internas de la compañía.

En cuanto al teléfono móvil, los expertos recomiendan mantener tanto el sistema operativo como las aplicaciones actualizadas y recurrir a marketplaces legítimos para descargarlas. Asimismo, animan a desactivar el Bluetooth cuando no se utiliza y borrar todas las apps desconocidas. En el caso de detectar que el teléfono está comprometido es importante informar a amigos y familiares para que ignoren mensajes sospechosos y, como último recurso, hacer una copia de seguridad de los datos importantes y restaurar el dispositivo.

El teletrabajo ha llegado para quedarse y las empresas van a tener que adaptarse a marchas forzadas a esta nueva realidad, prestando especial atención a las cuestiones relacionadas con su ciberseguridad.

(Con información de Europa Press)

Te recomendamos METADATA, el podcast de tecnología de RPP. Noticias, análisis, reseñas, recomendaciones y todo lo que debes saber sobre el mundo tecnológico. Para escucharlo mejor, #QuedateEnCasa.