Se pretende que los robots  ayuden a niños y adultos a superar traumatismos craneoencefálicos.