Funcionarios decidieron pagar a extorsionadores. | Fuente: iStock | Fotógrafo: mikkelwilliam

Funcionarios de la ciudad de Riviera Beach en Florida (Estados Unidos) autorizaron un “pago extraordinario” de US$ 600 mil que secuestraron parte de los sistemas del municipio con ransomware.

Todo comenzó con un mail con un archivo adjunto infectado que fue abierto en el departamento de policía.

El software malicioso pasó a otros sistemas de Riviera Beach, mutilando gran parte de sus operaciones. Incluso los pagos automáticos a los empleados tuvieron que hacerse manualmente.

A pesar de las advertencias de expertos, que recomiendan no pagan a los extorsionadores, e incluso el FBI, el municipio decidió pagar.

“Estamos en camino a restaurar completamente los sistemas”, aseguró un vocero de Riviera Beach.

¿Por qué no deberías pagar?

Dar dinero a ciberdelincuentes no asegura que cumplirán su palabra, además te puede hacer objetivo de otro ataque en el futuro.

¿Qué opinas?