Navidad es la época perfecta para los regalos y, ante el paso de los años, hoy muchos niños desean una consola o videojuegos como obsequio. Es por eso que los policías de París, Francia realizaron un noble gesto y donaron consolas robadas a un hospital de niños.

Según reporta actu.fr, los gendarmes de la estación policial de Mennecy estuvieron buscando a los dueños de un lote de consolas PlayStation 4 que fueron reportadas como robadas. Las máquinas, nuevas y empaquetadas, fueron confiscadas -junto a una suma total de 4 000 euros en efectivo- a un sospechoso que no pudo justificar el origen de las consolas.

"Estas fueron consolas robadas", dije Thomas, el intendente principal de la iniciativa al medio Le Parisien. Problema: ni Sony, el fabricante de estos productos de alta tecnología, ni el sitio de comercio electrónico que los almacenó, notaron su desaparición y, por lo tanto, no presentaron una queja; los gendarmes, por lo tanto, no tuvieron que devolverlos.

Sin embargo, las consolas tenían otro destino. Según el fiscal que presidía el caso, las consolas debían ser destruidas por ley. Por fortuna, los policías locales idearon otro plan para ellas y decidieron donarlas al Centro Hospitalario Sud Francilien (CHSF), un hospital ubicado en Corbeil-Essonnes, un suburbio al sur de París.

Diversión y terapia para los menores

Las consolas serán entregadas a distintos niños en sus cumpleaños o en Navidad para que los acompañen en sus tratamientos. Este entretenimiento llega con fines terapéuticos, ya que servirán para desviar la atención de los pacientes en procesos cirúrgicos y actos médicos. En palabras del propio hospital, “es una forma de relajarlos para evitar sus ansiedades y dolores”. Un preciado detalle que acompañará a los menores en su etapa de recuperación.

¡Dale like al fanpage de PROGAMER en Facebook para mantenerte actualizado con las últimas noticias de videojuegos, anime, comics y cultura geek!

¿Qué opinas?