Pokémon es uno de los videojuegos que más historias de terror oculta | Fuente: Nintendo

Los grandes títulos de videojuegos tienen grandes historias que contar más allá de su misma trama. Los jugadores se enamoran tanto de estas narrativas que se convierten en prosumidores y crean historias que enriquecen y aumentan la leyenda de cada una de ellas. Para Halloween es menester revisar aquellas creaciones que llevaron a videojuegos a lo oscuro y terrorífico, dándonos creepypastas que seguirán siendo "misterios" a lo largo de los años.

Pueblo Lavanda de Pokémon Rojo/Azul 

Sobre el videojuego de GameFreak se han creado decenas de creepypastas en internet, pero el que se lleva el puesto de más relevante es sobre Pueblo Lavanda en el cartucho original de la primera generación. La historia narra las decenas de suicidios de niños japoneses luego de escuchar ese tétrico y horripilante sonido característico al llegar a la ciudad en 1996. Además, se decía que el sprite del pokémon fantasma del cementerio pokémon (que resultaría ser un Marowak hembra que buscaba el alma de su pequeño Cubone) estaba organizado con imágenes a blanco y negro de cadáveres y personas asesinadas. Nada agradable para un niño menor de 10 años que conocía recién el mundo de estas criaturas.

Herobrine - Minecraft

La leyenda de un fantasma dentro de los mundos de Minecraft nace con una historia en internet. Según comentan en los foros, un jugador estaba creando su casa en el videojuego y apreció una extraña figura dentro del bosque poligonal. Creía que era una vaca, pero al acercarse se percató que era otro personaje con una particularidad: no poseía ojos. Intentó comunicarse con él y al hablarle leyó en el menú un ¡Detente! de un personaje llamado Herobrine. Nunca más lo volvió a ver. 

Luego de consultarlo en los foros, el creador de la historia menciona que sus posts eran borrados, pero que un jugador lo contactó para comunicarle que un grupo de personas también habían encontrado a ese usuario bajo la misma modalidad. La historia termina cuando se revela que Herobrine era el hermano fallecido de uno de los creadores del juego.

Polybius

La leyenda detrás de Polybius es extensa. Según la historia, el videojuego nace en los arcade de Portland, Estados Unidos en 1981. Los colores fosforescentes y una nave fija ante una pantalla que se movía según los objetivos convirtió a los jóvenes en adictos, formando interminables colas para poder probarlo. Sin embargo, el título había sido forjado para crear adictos e implantarles mensajes subliminales de mediocridad, conformismo y suicido. La historia finaliza con la muerte de un joven tras sufrir de epilepsia frente a una de estas máquinas de arcade. ¿Existió realmente Polybius? Los especialistas creen que no y hasta el momento no hay pruebas fehacientes de su existencia, pero podemos encontrar algunas fanarts en internet.

Ben Drowned - The Legend of Zelda Majora's Mask

La historia de dos mejores amigos, Ben y Jon, acaba trágicamente cuando a Ben lo asesinan sus acosadores ahogándolo en un lago en presencia de Jon. El niño, amante de Zelda Majora's Mask, murió con el cartucho del videojuego en sus manos y tras las investigaciones y la liberación de sus asesinos por ser menores de edad, Ben empieza a matar a todos las personas que osan agarrar el cartucho del lugar de los hechos.

El cartucho fue entregado a Jon para que lo guardara, pero él terminó usándolo en su Nintendo 64. En la parte final del videojuego, cuando el protagonista Link era quemado, una frase se mostraba sin arrepentimiento: “Aunque no me ayudaras, no te guardo rencor, amigo”. 

Las historias continúan y son decenas los juegos que cuentan con estas historias, desde el NES Godzilla o los juego .exe de Mario y Sonic. ¿Alguna vez leiste estas historias de niño?

¿Los videojuegos y los esports son tu pasión? Dale like al fanpage de PROGAMER en Facebook para mantenerte actualizado con lo último.

¿Qué opinas?