La serie animada "South Park" dedicó el primer capítulo de su temporada 23 al drama que viven los niños inmigrantes recluidos en centros de detención para indocumentados tras ser separados de sus familias. El episodio, titulado "Mexican Joker", sigue la línea crítica y humor negro y relaciona a los centros con los campos de concentración para judíos en la II Guerra Mundial.

El hilo central del primer capítulo comienza con una redada por parte de agentes de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) que buscan a un trabajador inmigrante. Cuando la mujer intenta ayudar a su esposo, un oficial la detiene a ella y a sus dos hijos, que son llevados a un centro de detención.

Así es como Cartman, uno de los protagonistas de la satírica "South Park", descubre que puede hacer llamadas anónimas para denunciar la presencia de indocumentados en el país y se pone manos a la obra para, como venganza, delatar a su amigo Kyle, que es arrestado.

El menor, al igual que un buen número de menores hispanos que han sido separados de sus familias, llegan a un centro de detención en Texas, donde los agentes de ICE, que salen muy mal parados en este capítulo, se dan cuenta de que Kyle es judío y no hispano, y le preguntan qué hace allí.

RACISTAS VS. RACISTAS

"¡Solo estoy aquí porque un estúpido intolerante y gordo no me quería cerca!", dice Kyle en referencia a su amigo Cartman, a lo que otros dos niños latinos aseguran que también están allí por lo mismo, en una probable referencia al presidente Donald Trump.

Inmediatamente uno de los responsables de la agencia migratoria dice que deben sacar de allí a Kyle porque, de lo contrario, se puede pensar que son "racistas".

Miles de niños migrantes han sido separados en los últimos meses por la Administración Trump como parte de su política para combatir la inmigración indocumentada y muchos de ellos acabaron en centros de detención como los que refleja "South Park", lo que supuso duras críticas al Gobierno de EE.UU. de grupos de derechos humanos.

Con "Mexican Joker", "South Park" mantiene una temporada más su sátira de la sociedad estadounidense a través de situaciones surrealistas, como esta que acaba cuando Kyle les enseña algo de hebreo a los niños latinos para que los agentes de ICE piensen que se han convertido al judaísmo y deban liberarlos. (EFE)

¿Qué opinas?