Am

Monserrat está muy entusiasmada al enterarse de que Manolo vivirá en la casa de enfrente y hasta llama suegro a Peter.

Nicolás llega ofuscado a su casa diciendo que no puede más con los estudios y le dice a Grace que dejará la universidad. Confiesa tener confusión con los datos y los números, le cuenta que tiene que sacarse 19. “La dos creemos en ti”, le dice Grace. “Entonces me voy a sacar 20”, responde el joven.

Zuzú e Isabela están juntas en un restaurante y en eso recibe un mensaje de Miguel Ignacio en su celular: “Lo mejor que me ha pasado en la vida es haber estado casado contigo”. Pero le dice a su amigo que no le dará ninguna oportunidad a su ex marido. Sin embargo, al final admite que Miguel Ignacio la está ganando con sus tiernos mensajes. Ella le envía un mensaje: “Tus palabras me emocionan… Besos… Isabela”. “Está cediendo”, dice Miguel Ignacio tras leer el mensaje.

Teresa habla con Charo acerca de Manolo y cómo la atrae. “¿Y el Tito?”, le pregunta Charo. “¿Quién es Tito?”, le responde. Y por su lado Tito le dice a Pepe que desconfía de Manolo porque e quiere caer bien a todo el mundo. “¿No estarás celoso porque la Tere ya le echó el ojo?”, comenta Pepe. “Lo de la Tere ya fue”, responde Tito.

Los Maldini están almorzando, todos menos Nicolás que se ha ido a la universidad. Comentan que desde que es padre se ha vuelto responsable. “Y a ti la vejez de ha vuelto demente”, le dice Bruno a Francesca. “Anda con un gigoló y ella es su cliente estrella”, insiste con lo cual Francesca lo hace salir de la casa.

En casa de los González, don Gil está decaído y Reyna comenta que deberían sacrificarlo y separar nicho. El comentario genera reacciones diversas. Teresa dice que hay que hacer algo para alegrarlo. Reyna sugiere que lo internen a un asilo.

Peter le comenta a Francesca lo feliz que está de que su hijo tan cerca de él. Él le cuenta que Manolo es periodista.

Monserrat llega a la casa de Manolo y se queda a almorzar pero además le cuenta los pormenores de lo que ocurre entre los Maldini y los González, incluyendo el romance de Francesca y Carlos Cabrera, y hasta la acusación de asesinato de los González hacia la matriarca de los Maldini. Manolo se siente muy interesado en la historia y Monserrat no deja de hablar.

Reyna está barriendo la acera de su casa y encuentra el huacho de doña Nelly, lo toma entre sus manos y de pronto lo estruja y lo tira en piso. “Quién cree en la lotería”, dice y sigue barriendo.

Los González quieren animar a don Gil pero no lo logran. Don Gilberto contempla el retrato de doña Nelly y en eso llega Manolo a preguntarle sobre la muerte de su esposa y la responsabilidad de Francesca Maldini. Don Gil le dice que ella nada tuvo que ver y se retira. Teresa aparece y le dice al periodista que ella le puede contar todo.

A la mañana siguiente, Monserrat llega a la casa de los Maldini con una diario chicha llamado "El Floro" con un titular “Vieja billetona mata a mamita” provocando un colapso en Francesca que da de gritos. La señora Maldini llama a su abogado. Monserrat se da cuenta que habló demás dejando asombrados a todos los Maldini. Le pregunta que quién es el periodista. Peter se adelanta: “Es mi hijo”. “Qué clase de periodista acusa sin pruebas”, dice. “Ronald Cross está entablando una demanda contra el periódico donde trabaja tu hijo. El tendrá que hacerse responsable de sus actos”, le dice a Peter. Francesca se lleva a Monserrat para reprenderla. Pero ella le pide que no meta preso a Manolo porque si no se queda sin cita el domingo.

Los González leen la historia que escribió Manolo y Teresa dice que no se arrepiente de lo que contó. El periodista aparece y le dice ya hizo la acusación y que ahora quiere las pruebas. “¿Qué pruebas?”, dice Teresa. Manolo sale de la casa y se encuentra con Peter. “Eres un insensato”, le dice el mayordomo. El periodista dice que escribió lo que escribió porque quería salir de la zona en que escribía sobre espectáculo. “No quería patinar”, dice.

Reyna Pachas se aparece en la oficina de Raúl vestida como Charo y hasta llevando un chifón. Dice que escuchó lo del comercial y que por eso se disfrazó. “Puedo pasar el casting?”, pregunta. Le hacen las pruebas y al final queda aceptada.

Manolo recibe una llamada del director del diario en el que trabaja y le exige que se rectifique y que después hablará con él.

Carlos llega a buscar a Francesca. Y Monserrat insiste en saber cómo hizo para conquistar al médico. Quien responde es Carlos quien le dice que lo conquistó con su comprensión. Monserrat recurre a Teresa para que la asesore en su cita con Manolo.

Manolo rectifica la información que publicó sobre Francesca. Peter le lleva el diario a su patrona pero resulta que la rectificación está escrita en letra tan pequeña que no se puede leer ni con una lupa.

Mientras tanto, los González desayunan y el televisor está encendido. Reyna se levanta súbitamente de la mesa. “Ya va a ser hora”, dice. Y en efecto en ese momento transmiten el comercial que filmó disfrazada de Charo quien asombrada mira las imágenes.