Consolas
Las consolas de próxima generación retrasarán su producción debido a la escasez de componentes mundiales. | Fuente: Unsplash

Un nuevo informe revela que la escasez de componentes electrónicos podría seguir limitando la fabricación de PS5, Xbox Series X y Nintendo Switch hasta finales del próximo año, con posibilidad de extenderse hasta 2023.

Toshiba es uno de los principales fabricantes de reguladores de energía que se utilizan en la mayoría de aparatos electrónicos, desde automóviles hasta productos de gran consumo.

El director de la compañía japonesa, Takeshi Kamebuchi, declaró a Bloomberg que "el suministro de chips seguirá siendo muy escaso hasta al menos septiembre del próximo año", y "algunos clientes no recibirán una atención completa hasta 2023 ".

Escasez mundial

Kamebuchi señaló que tanto la escasez de materiales como la alta demanda que superan la capacidad de producción son las razones de los posibles retrasos. 

Pese a que empresas como Microsoft, Sony y Nintendo pueden cambiar de proveedores, las certificaciones de seguridad necesarias para los chips reguladores de energía hacen que la propuesta sea más difícil.

"Los fabricantes de consolas de juegos se encuentran entre los clientes que presentan las demandas más fuertes y lamento sinceramente su frustración, ya que ninguno de ellos tiene un 100% de satisfacción", dijo Kamebuchi.

Dale like al fanpage de PROGAMER en Facebook para mantenerte actualizado con las últimas noticias de videojuegos, anime, comics y cultura geek. Además también puedes escuchar nuestro PROGAMER Podcast en RPP Podcast, iTunes y Spotify. Para escucharlo mejor, #QuedateEnCasa.