BioWare deja de confiar en Anthem y desvía sus recursos a Dragon Age 4

Anthem no ha tenido el arranque esperado por BioWare y esto ha provocado que los recursos de la empresa se desvíen para otros proyectos, sugiriendo la poca fe que se tiene en el recientemente estrenado videojuego de disparos.

Anthem (2019). | Fuente: EA Games

Anthem sigue en el ojo de la tormenta pues sus bajas ventas y pobres críticas al parecer han provocado que se le comiencen a recortar recursos de desarrollo en favor de otros títulos, como el esperado Dragon Age 4.

En el pasado, el proyecto Dragon Age 4 sufrió una sustracción de recursos y trabajadores para centrarse en Anthem, el día de hoy está sucediendo exactamente lo contrario. El videojuego de disparos futurista prometió un servicio continuo para mejorar su contenido y administrar su comunidad, pero al parecer los planes y esfuerzos de EA estarán apuntados a otro lado.

Principales cabezas como Michael Gamble, el director de arte Jonathan Warner y el productor ejecutivo Mark Darrah ya están trabajando en Dragon Age 4, inclusive Darrah ha tuiteado sobre el hecho, confirmando el abandono de Anthem.

Cabe resaltar que todo el calendario de contenido programado para Anthem se ha retrasado desde que el proyecto está en manos de Ben Irving y Chad Robertson, quienes cargarán con la responsabilidad de mantener Anthem.

Sobre Anthem

En Anthem, los personajes interpretan a los llamados “Freelancers”, una suerte mercenarios y soldados que manejan unas poderosas armaduras de combate llamadas “Javelins”, las cuales permiten la exploración y el combate en un inclemente mundo lleno de bestias salvajes y enemigos mortales. El juego tuvo un lanzamiento accidentado, llegando a presentar errores graves que podían poner la consola en peligro de sobrecalentamiento y avería permanente.

Dale like al fanpage de PROGAMER en Facebook para mantenerte actualizado con las últimas noticias de videojuegos, anime, comics y cultura geek. Además también puedes escuchar nuestro PROGAMER Podcast en RPP Podcast, iTunes y Spotify.

¿Qué opinas?