RT

Un caimán se fue literalmente "de compras" a un supermercado, pero el departamento de policía no le permitió el ingreso y no porque no tenía dinero o estaba mal vestido.

Los compradores y trabajadores del almacén Walmart en la localidad de Apopka, en Florida, Estados Unidos, se llevaron un gran susto cuando un caimán de casi dos metros intentó a lo largo de una hora ingresar a la tienda por la puerta principal.

Por suerte los trabajadores lograron bloquear la entrada y el animal no tuvo más remedio que irse.

La Policía no logró capturarlo y el animal tuvo que retirarse sin llevar nada a casa.