Agua, fibra y vitaminas: la fórmula nutritiva para el día a día de una mujer

El consumo promedio de calorías debe ser entre 1600 a 1800 kilocalorías. Si tiene un trabajo más activo, se puede consumir hasta 2000 kilocalorías. Éstas deben estar distribuidas en las comidas que se consumen a lo largo de todo el día.

La mujer trabajadora debe estar con el organismo activo al 100%. Por eso debe alimentarse de manera completa. | Fuente: Getty Images. | Fotógrafo: milanvirijevic

Una alimentación balanceada es primordial para mantenerse con energías a lo largo de la jornada laboral. Las mujeres necesitan nutrirse con todo lo necesario para desempeñarse como las profesionales que son.

Como primer paso se deben considerar la cantidad de calorías consumidas a lo largo del día, según nutricionista Melissa Vega, docente del Instituto Carrión. En el caso de una mujer que trabaja, sobre todo sentada en una oficina, la cantidad debe oscilar entre los 1600 a 1800 kilocalorías. Si tiene un trabajo más activo, se puede consumir hasta 2000 kilocalorías. Sin embargo, esto no es lo más importante.

La alimentación debe consistir en tres claves: la hidratación, la fibra y las vitaminas. Además, la persona debe evitar alimentos procesados como las bebidas gaseosas, las frituras y las golosinas porque lo único que ofrecen son calorías vacías.

“(Son) calorías que no alimentan. Es preferible tener a mano bocadillos nutritivos como las frutas y las verduras pues éstas aportan fibra, agua, vitaminas y minerales”, explicó la nutricionista Melissa Vega.

Mujeres con un trabajo más activo físicamente, necesitan el consumo de más calorías. | Fuente: Getty Images. | Fotógrafo: ferrantraite

Alimentos nutritivos

Los cereales integrales como la avena, la quinua, el arroz integral, entre otros, son las mejores fuentes de fibra. De igual manera las menestras también brindan el complejo B; por eso deben ser consumidas al menos dos veces por semana, agregó Vega.

La nutricionista explicó que para consumir proteínas es mejor elegir carnes bajas en grasa como el pollo, el pescado y la pavita, que son de fácil digestión y no producen pesadez durante la tarde.

Un plato ideal, dijo la experta, es el que contiene un 25% de proteínas como los filetes de pollo, pescado, pavita y huevos; también se les puede preparar como a la plancha, al horno o en guisos bajos en grasa. Otro 25% del plato también debe incluir carbohidratos  integrales como el arroz integral, las menestras, el papa, el camote, la yuca, el trigo, la quinua; también puedes ser hervidos.

El otro 50% del plato debe contener los vegetales. “Un buen aporte de verduras de al menos medio plato que pueden ser crudos o cocidos”, precios Vega.