5 alimentos que dejaron de tener mala reputación

El café ha abandonado la lista de "posibles cancerígenos", otros alimentos también han dejado de ser catalogados como no saludables.
Con el paso de los años y luego de estudios, algunos alimentos -como el huevo- dejaron de ser catalogados como no saludables. | Fotógrafo: Getty Images

Así como el café acaba de salir de la lista de "posibles cancerígenos", hay otros alimentos que también dejaron de ser catalogados como no saludables. Y es que la ciencia siempre investiga y van cambiando las recomendaciones de acuerdo a los nuevos hallazgos.

El País de España hizo una lista de cinco alimentos que pasaron por ese proceso, y que a la fecha no son considerados un peligro para la salud.

Los huevos. Durante años se asoció el consumo del huevo al aumento del colesterol sanguíneo. Sin embargo, la Asociación Americana del Corazón en su revisión del año 2000 manifestó: “el colesterol del huevo no supone riesgo añadido para padecer enfermedades cardiovasculares, permitiendo recomendar su consumo al día, en lugar de la recomendación previa, de hasta tres huevos por semana”.

No tiene grasas trans y aporta pocas calorías 75 kcal por unidad. Para un mejor aprovechamiento de todos los nutrientes, debe cocinarse hasta que la clara esté bien cocida.

El huevo no tiene grasas trans y aporta pocas calorías 75 kcal por unidad. | Fotógrafo: Getty Images

Las grasas para untar. La elección mayoritaria por la margarina en lugar de la mantequilla, se debió a las recomendaciones médicas de que había que comer menos grasas saturadas (presentes en los alimentos de origen animal) para prevenir las enfermedades coronarias. Pero se confirmó que también existe una conexión con la ingesta de grasas trans (la que resulta cuando se hidrogena parcialmente la grasa para hacer margarina).

Es así que la industria produjo una margarina libre de grasas hidrogenadas. Y lo cierto es que sí es seguro consumir este producto siempre que en la etiqueta no diga "aceite vegetal parcialmente hidrogenado" entre los ingredientes.

La industria produjo una margarina libre de grasas hidrogenadas. | Fotógrafo: Getty Images

Las papas. Contienen una buena fuente de carbohidratos, vitamina C y vitaminas del grupo B. Sin embargo, son mal vistas por su forma de preparación pues al cocinarlas y dejarlas enfriar aumenta la cantidad de almidones. Algo que no debería jugar en contra, pues en realidad actúa como una fibra dietética que puede ser beneficiosa para la flora intestinal.

La papa contiene carbohidratos, vitamina C y vitaminas del grupo B. | Fotógrafo: Getty Images

Los lácteos. La actualización de la Tabla de Alimentación Saludable del Reino Unido sí recomienda el consumo de productos lácteos como leche, queso y mantequilla, siempre que sean bajos en grasas saturadas.

Los lácteos son recomendables siempre que sean bajos en grasas saturadas. | Fotógrafo: Getty Images

Frutos secos. Aunque tienen mala reputación por la grasa y calorías que contienen, estudios revelan su efecto positivo en la salud, pues pueden ser incluidos en una dieta sana. Contienen proteínas, grasas saludables, fibra y micronutrientes.

Aunque tuvieron mala reputación, ahora los especialistas recomiendan incorporarlos en una dieta sana. | Fotógrafo: Getty Images