COVID-19, proyectos de vacunas y el desarrollo científico en Latinoamérica en medio de la pandemia

Como en otras partes del mundo, por ejemplo con los proyectos desarrollados en Estados Unidos y Europa, América Latina se ha sumado a la carrera por la búsqueda de una vacuna contra la COVID-19. ¿Cómo se da el desarrollo científico de la región en el camino de la potencial vacuna contra el nuevo coronavirus?

América Latina se ha sumado a la carrera por la búsqueda de una vacuna contra la COVID-19. | Fuente: Reuters

El Perú inició hace unas semanas los ensayos clínicos fase 3 de la candidata a vacuna de la empresa china Sinopharm y el conglomerado Biotech. Sin embargo, no es el único avance que se da en nuestro país. Casi al inicio del Estado de Emergencia, el Laboratorio de Bioinformática de la Universidad Peruana Cayetano Heredia y la empresa Farvet iniciaron su propio camino. Mirko Zimic, líder de un equipo de 15 biólogos moleculares continúan con los ensayos preclínicos con dos variantes, una secuencia asiática- europea y otra de los aislados peruanos.

Al igual que este proyecto de innovación peruana, en la región también se han visto grupos de investigadores que están en la etapa preclínica, haciendo pruebas en animales: Fundación Oswaldo Cruz/ Instituto Butantan y Universidad de Sao Paulo en Brasil, Universidad Nacional San Martín/ Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) de Argentina, así como el proyecto de la Universidad Autónoma de México.

¿Cómo se da el desarrollo científico en Latinoamérica y qué cambió con la llegada de la pandemia del nuevo coronavirus?, ¿cuáles son los principales retos a los que se enfrentan los investigadores de la región? Estas y otras interrogantes serán respondidas por especialistas en el siguiente informe.

En los últimos años, la investigación científica en la región se ha venido impulsando desde diversos grupos. | Fuente: AFP

CIENCIA EN LATINOAMÉRICA

En los últimos años, la investigación científica en la región se ha venido impulsando desde diversos grupos. El doctor Hernando Torres, neumólogo o investigador médico, menciona que ese desarrollo científico del que ahora se habla más durante la pandemia de la COVID-19 “es algo que hemos venido empujando desde hace muchos años por muchos médicos, muchas personas que trabajamos en la parte científica y que tratamos de impulsar día a día”.

“Hoy en día creo que sí hay un cambio. Se está viendo de una mejor manera por la necesidad poblacional de nuevos medicamentos para una enfermedad nueva que afecta a todos, necesitamos una vacuna, necesitamos un buen tratamiento. Lo podemos ver por una necesidad, por pequeños grupos o pequeño número de personas que siempre han tenido la necesidad de un desarrollo científico, es decir, tener mejores medicamentos para tener mejores terapias”, menciona.

Por su parte, Gladys Charca, directora de investigación de la UTP, indica que antes de la pandemia, los investigadores científicos ya tenían en desarrollo diversos proyectos y que con la llegada de la pandemia han sido impulsados por financiamiento propio y externo.

“Cuando se dio la pandemia, estos investigadores tuvieron que hacer un alto y preguntarse cómo es que podían utilizar toda esta experiencia, estos conocimientos que venían acumulando hasta el momento, y ponerlos a disposición para la resolución de los problemas que conllevaba la pandemia. Creo que coincidió que las 2 entidades que ofrecen financiamiento para estas actividades como son el CONCYTEC e INNOVATE lograron sacar concursos en un tiempo récord, donde ofrecían oportunidades y financiamiento para proyectos que ofrezcan resoluciones a problemas de COVID-19. Entonces teníamos por un lado el recurso humano con experiencia y por el otro lado el financiamiento. Con estos 2 actores es que se ha logrado consolidar en proyectos que muchos de ellos están siendo altamente obtiene resultados muy buenos hasta el momento”, menciona.

El médico epidemiólogo Leonid Lecca resalta que si bien en la última década ha existido un mayor interés en investigación en Ciencia y Desarrollo, Latinoamérica sigue al final del ránking de inversión.

De la misma forma  en que la pandemia nos encontró con servicio de salud muy débiles, lo mismo ocurrió en el campo de la ciencia y la tecnología. Salvo excepción de grupos de científicos individuales, la mayoría de los países no ha podido acelerar su capacidad de responder con estrategias innovadoras locales al avance la pandemia. No por algo del último ránking mundial, sólo una universidad de Latinoamérica, la Universidad de Sao Paulo, figura en la lista de las 100 instituciones que más investigan”, explica. 

La inversión en ciencia e investigación es clave para el desarrollo de las naciones. Lecca resalta que tras la pandemia de la COVID-19, “algo que necesitamos aprovechar es que la población general, los políticos y las autoridades entiendan el rol crucial que juega la investigación científica para el desarrollo y avance de las naciones”. 

“Precisamente las naciones desarrolladas son desarrolladas porque invierten en investigación científica. Entonces necesitamos seguir construyendo una masa crítica de investigadores y para ellos el Estado de cada país tiene que invertir y crear las condiciones y brindar un apoyo adecuado a la ciencia. Como hemos escuchado hoy más que nunca el hashtag #SinCienciaNoHayFuturo es clave si queremos avanzar a un desarrollo económico y bienestar social. Hoy es la COVID-19, pero hay muchos otros problemas de salud olvidados que merecen pronta atención”, resalta.

Los investigadores tuvieron un papel clave: hicieron un alto y se preguntaron cómo podían usar toda su experiencia y conocimientos para la resolución de los problemas que trae la pandemia. | Fuente: AFP

RETOS DE LA INVESTIGACIÓN CIENTÍFICA

Charca resalta que los investigadores peruanos tienen experiencia, lo que ha hecho que se desarrollen diversos proyectos científicos.

“En Perú, si bien tenemos varios grupos de investigaciones que son noveles en estas actividades, que vienen formando los recursos humanos y vienen buscando consolidarse en una línea investigación y buscando qué proyectos de investigación desarrollar, también tenemos grupos de investigación que tienen alta experiencia y un alto grado de madurez. Estos grupos de investigación ya vienen desarrollando un buen número de proyectos y de publicaciones científicas, han logrado desarrollar proyectos con fondos propios de la entidad, con fondos de entidades que otorgan financiamiento a nivel nacional y también a nivel internacional”, menciona.

Además sostiene que los investigadores tuvieron un papel clave: hicieron un alto y se preguntaron cómo podían usar toda su experiencia y conocimientos para la resolución de los problemas que trae la pandemia.

Desde el sector de la industria también hay grupos de investigación con alto grado de madurez. Estos grupos de investigación han logrado acceder a beneficios tributarios que ofrece el CONCYTEC. Entonces, hasta antes de la pandemia ya teníamos un movimiento de grupos de investigación que venían desarrollando proyectos en diferentes campos”, afirma.

Torres resalta que el Perú “está bastante cerca de poner proyectos sobre las vacunas en marcha”. 

“Y esto es gracias a que hay un acuerdo y ayuda de parte de los organismos reguladores, específicamente el INS, que está colaborando bastante para que estos estudios se lleven a cabo. Creo que la intervención del INS es buena, lo están haciendo de una manera bastante profesional. El INS siempre se ha caracterizado por ser un ente regulador y por suerte en estas épocas lo está haciendo bastante bien”, menciona.

Lecca indica que es importante decir que si bien se ve un avance en el desarrollo científico, “no se trata de esfuerzos nacionales”.

“Los avances en algunos países son mérito de grupos de investigadores pequeños, casi todos afiliados a universidades, quienes en su mayoría se formaron fuera de su país y ahora decidieron poner su conocimiento en beneficio de crear una vacuna contra la COVID-19. Algunos buscan desarrollar la vacuna a partir de proteínas como se hace en México (UNAM) y Argentina (UNSM) o en Perú con investigadores de la UPCH. O a partir de vectores como en Brasil o través de una salmonela genéticamente modificada como el segundo prototipo de vacuna del Perú, también a través de investigadores de la Cayetano Heredia. Son diversas formas de intentar crear una vacuna efectiva pero con la idea de encontrar una respuesta favorable de reacción para generar una respuesta de defensa en las personas contra el SARS-CoV2, que es el virus que causa la COVID-19”, finaliza.